• 0

Juego y aprendizaje… ¿cuál es el rol de los adultos?

Qué difícil no sorprenderse con la capacidad de aprender que tienen los chiquitos. Esa curiosidad insaciable que los impulsa a conocer el mundo vorazmente.
Para que puedan dar riendas sueltas a este impulso, es necesario que los adultos les oferten un ambiente seguro y de confort para desarrollarse y florecer. Y resulta que a veces no es suficiente que los padres y cuidadores estén simplemente cerca de sus niños cuando juegan. Participar de manera activa puede significar un cambio cualitativo; tanto para los niños como para los mayores. Significa para estos una oportunidad de conectarse con sus chicos y compartir un momento íntimo.

Todas las formas del juego no son iguales

El juego entre padres y sus niños es muy diferente que el juego entre niños y sus hermanos o compañeros. Los padres al tener otra madurez pueden ofrecer más estructura a sus niños y -siempre y cuando puedan aflojar y entregarse al juego un 100%- traer mayor variedad de actividades. Aunque es muy importante que los niños jueguen con sus hermanos y compañeros, hay diferencias entre cada forma del juego, y los niños necesitan todas para crecer.

Sobre cómo estar presente pero no condicionar

Es importante que los adultos les permitan a sus chicos jugar libremente; sin embargo es inevitable que los niños perciban las actitudes de los padres, y esto puede afectar en cómo se desenvuelven durante del juego.
Para asegurar que los niños se expresen sin condicionamientos durante del juego, los adultos necesitan observar a sus niños, apoyarlos, escucharlos y mostrar empatía. No es suficiente solo estar alrededor, para los pequeños esto puede significar que los grandes no se involucran afectivamente con ellos.

¿Qué nos dice la ciencia sobre el vìnculo durante el juego?

Al parecer, el juego está vinculado con el aumento de oxitocina en la sangre. Oxitocina es una hormona conocida por su relación con la unión. Tanto en adultos como en niños, se secreta esta hormona durante del juego, lo cual produce un sentimiento de cercanía y conexión. Además, esta hormona está asociada a una sensación general de bienestar, algo muy importante para la autoestima y desarrollo de los chicos.

Los incontables beneficios del juego con padres y madres

Son muchos los padres que se preocupan -a veces en exceso- por la salud de sus hijos. Es importante tener presente no limitar la experimentación en el juego por miedo a un resfrío o un raspón. Muchas veces, los padres sólo visualizan los riesgos de determinado juego, y no pueden ver los numerosos beneficios que puede acarrear.

El juego, especialmente entre padres y niños, está vinculado, por ejemplo, con el desarrollo de habilidades motoras y cognitivas en los niños. También a través del juego con los padres, los niños aprenden sobre el liderazgo entre pares y aprenden diferentes maneras de regular a sus emociones y el estrés. El aspecto social del juego con adultos tiene importantes consecuencias en cómo los niños interactúan con otros niños: aprenden a establecer relaciones sociales y entender diferentes perspectivas.
El juego también promueve a las habilidades lingüísticas y la autorregulación.
Podíamos suponer que el juego es realmente importante, pero dichos todos estos beneficios ¡no cabe duda alguna de lo maravilloso que es!

Enlaces eternos

La niñez es un período de profundo crecimiento, pero los niños no pueden cumplirla solos. Los padres necesitan estar involucrados, mostrándoles su afecto, sin impedir o controlar los juegos creados por los niños. Como adultos, somos protectores, pero al mismo tiempo, somos huéspedes en los mundos de fantasía de los niños. Entonces, es nuestra responsabilidad crear un ambiente cariñoso para asegurar que los niños disfruten esta etapa maravillosa de su vida. El resultado es un enlace entre los padres y sus niños que va a durar para siempre.

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.