Desde Ikitoi, junto con Ruth, Psicóloga y amiga, creamos el juego de Exploradores de Emociones y gracias a esto nos involucramos en el mundo de las emociones. 

Hoy vamos a hablar sobre la “preocupación”.

¿Qué nos pasa cuando nos preocupamos?

Para entender lo que les pasa a los niños, es muy importante ponernos en su lugar, y para empezar: preguntarnos qué nos pasa a nosotros con esa situación, emoción o idea.

Y entonces… ¿Qué nos pasa a nosotros cuando estamos preocupados?

La preocupación es una emoción que genera mucho malestar, afecta mucho nuestra salud y nuestros vínculos.

La pandemia conocida a nivel mundial activó mucho nuestras preocupaciones, no solo respecto a nuestra salud, también sobre lo económico, los cambios que están produciéndose, el mundo que viene y más….

¿Preocupación o miedo?

La preocupación y el miedo se parecen un poco porque ambos tienen que ver con el peligro.

El miedo es una respuesta rápida a algo que está pasando, o que creemos que está pasando AHORA. Un ruido, una sombra, un movimiento extraño, pueden desencadenar el miedo y una serie de reacciones, ideas, acciones.

El miedo en situaciones:

  1. Estoy en la calle y escucho un ruido fuerte de un auto cuando estoy por cruzar, 
  2. Pienso que me puede atropellar, rápidamente retrocedo, para lograr esa rápida reacción todo en mi cuerpo se acelera
  3. En cuanto el peligro pasa y veo que estoy a salvo en la vereda, la preocupación pasa, me relajo y sigo mi camino…. 
  4. Al ratito estoy como si nada hubiera pasado.

El miedo es fuerte y actual. Dura poco e invade todo el escenario.

En cambio, la preocupación no tiene que ver con algo que está pasando ahora, sino con algo que tenemos miedo de que pase en el futuro .

Se caracteriza por ser una emoción anticipatoria, su función es prepararnos para una situación amenazante, que a diferencia del miedo, aún no sucedió pero puede suceder.

Pone a la persona en un estado de alerta y vigilancia con el fin de evitar una situación temida.

La percepción que tenemos sobre una situación como posiblemente amenazante, surge de nuestras experiencias previas, y es aprendida.

En este sentido no es una reacción fuerte sino más bien un estado duradero, una emoción que vive en el fondo de nuestra cotidianeidad, un malestar muchas veces difícil de explicar.

La anticipación y la preocupación

El verdadero problema de la preocupación es la anticipación. ¿Por qué?

Cuando la situación que anticipamos es bastante factible que ocurra, preocuparnos nos permite prepararnos para afrontarla con herramientas adecuadas. Un ejemplo es el ahorro, ahorramos porque anticipamos posibles gastos a futuro, ya sea para comprar cosas que queremos o necesitamos, como para afrontar dificultades que podríamos tener. 

Sin embargo estar preparado para TODAS las eventualidades que podrían ocurrir es IMPOSIBLE .

Aceptar que calcular todas las cosas que podrían ocurrir es imposible, es clave, aunque tomemos previsiones para 1000 situaciones posibles, quizás ocurra la 1001, y en ese caso habremos gastado muchísima energía, angustia y estrés en prevenir algo que nunca sucedió .

El #coronavirus es una de esas situaciones que nos muestra que no podemos anticipar todo y que aun así cuando los imprevistos suceden, en general, les hacemos frente.

A veces nuestras anticipaciones nos parecen tan reales que creemos que realmente van a suceder…y en general, como no tenemos la bola de cristal…. no es así.

Las preocupaciones de los niños

Como dijimos antes, la preocupación tiene que ver con el futuro, es temor de que algo no deseado pase, y todas las especulaciones que lo acompañan. Y los niños?

Es importante trabajar con los niños, la idea de no adelantarse a lo que está sucediendo , ayudarlos a pararse en el presente y tomar las previsiones necesarias para el futuro sin esperar cubrir con ellas todo lo que podría pasar y hacerlos sentir seguros, lo que implica sostener la relación asimétrica en la que nosotros somos los adultos y por eso podemos protegerlos.

Esta asimetría que parece tan obvia, a veces se rompe cuando no ponemos límites y cedemos a demandas que como adultos tenemos la responsabilidad de acotar.

Si dejamos que los niños hagan cosas que les hacen mal , como jugar muchas horas seguidas a la “play”, comer muchas golosinas, dormirse muy tarde … y otras, la percepción de los niños es que no podemos con ellos, ellos mandan…

Cuando rompemos la asimetría y dejamos que los niños se pongan en un pie de igualdad con nosotros, el problema no es que se “porten mal”, sino que se sientan desprotegidos porque si un adulto no puede con ellos para ponerles un límite, tampoco puede cuidarlos y entonces en ese vínculo se sienten inseguros .

En este contexto surgen las preocupaciones como una manera de protegerse, mediante la anticipación, de que sucedan las cosas temidas.

Entonces cuando un niño está preocupado:
  • Ayudemos a poner su preocupación en palabras a través de preguntas.
  • Mostremosle que muchas de las cosas a las que les teme no están pasando ahora y quizás no pasen nunca.
  • Hagamosle saber que estamos ahí para protegerlos si algo malo sucede
  • Y no olvidemos que cada vez que ponemos un límite, lo hacemos para cuidarlos de cosas que podría  hacerles mal, porque somos responsables de su crianza.
Cuando los niños se preocupan los papas se angustian

Muchas veces los papás consultan porque ven a sus hijos preocupados y eso los angustia a ellos. la verdad es que siempre que los papás ven un malestar  sus hijos se angustian un poco, y esa angustia es válida, tiene sentido …  y también tiene sentido, consultar y pedir ayuda.

Esto nos lleva a que muchas veces los malestares de los niños, son válidos, funcionales, tienen sentido….

El dolor cumple una función, prende la señal de alarma acerca de que algo en nuestro cuerpo requiere atención, entonces, vamos al médico, curarnos una herida, etc.

El dolor puede ser psíquico, y también nos advierte que debemos ocuparnos de solucionar algo, o nos impulsa a pedir ayuda.

Validar las emociones ayuda a los niños a sentirse seguros y confiar en lo que sienten.

¿Querés leer y saber más de este tipo de temas? podés ver estas notas en las que hablamos de las emociones: Ikitoi emociones: Miedo

 

Seguinos nuestro instagram @ikitoi_emociones y estate atento a todo lo que publicamos 🙂 te esperamos!

¿Querés enterarte de las últimas novedades sobre infancia y juego?

Suscribite y te mantendremos al tanto de las últimas notas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *