¿Qué pasa cuando tenemos miedo? ¿cómo lo manejamos con los chicos y chicas? ¿Qué hacemos?

Con nuestro Juego “Exploradores de Emociones” nos sumergimos en el mundo de las emociones de los niños y niñas y en una nota anterior hablamos sobre la preocupación y cómo tratarla con los más peques; hoy te contamos sobre “El miedo”.

Comenzamos por saber “¿Qué es el miedo?”

El miedo es una emoción muy primitiva, su función es prepararnos para defendernos de un peligro, algo que podría amenazar  nuestra integridad.

Es tan primitiva como emoción que nos prepara para peligros que hoy son poco comunes,  como que nos persigue un león.

¿Qué nos pasa cuando tenemos miedo?

El miedo activa nuestro sistema de alerta y prepara nuestro cuerpo para huir o luchar. Así, por ejemplo se aceleran nuestro ritmo cardíaco y nuestra respiración para que nuestras piernas tengan más oxígeno para correr.

¿Qué pasa cuando el peligro no es real sino emocional? ¿para qué nos sirve ese estado de alerta?

El estado de alerta es para defendernos de peligros más actuales que un tigre persiguiéndonos para comernos, por ejemplo nos ayuda a responder rápidamente si alguien quiere robarnos, ya sea corriendo o gritando para pedir ayuda.

Sin embargo esos cambios corporales no son muy funcionales cuando el peligro no es una amenaza real a nuestra integridad física, sino una amenaza emocional. El miedo a lo desconocido puede surgir de cambios absolutamente normales en la vida, como empezar el jardín, el nacimiento de un hermanito, una mudanza, etc, generando así un estado de mucha excitación en un niño, sobre todo cuando no puede comprender los cambios  que están sucediendo

¿Cómo podemos ayudar a un niño a tramitar el miedo a lo desconocido?

Es importante contarle a un niño con anticipación lo que está por suceder, explicando qué cosas van a cambiar para que no se sorprenda, ya que es la sorpresa lo que lleva a interpretar el cambio como peligroso, disparando el estado de alerta.

Muchas veces los adultos suponemos que solo porque el niño está en casa y escucha nuestras conversaciones entiende lo que está sucediendo y esto no es así. También es importante que lo ayudemos a poner en palabras lo que siente, para poder ofrecerle estrategias para manejarlo, de modo que no reaccione frente a lo nuevo activando el sistema de alerta, que genera malestar.

Miedo y límites

Parecen dos cosas que no tienen nada que ver…. pero dijimos que el miedo es un recurso defensivo frente a una amenaza, nos prepara para defendernos de algo peligroso. Esta función, la de defendernos de los peligros, es una función primordial de los padres ya que en la relación asimétrica padres/hijos, los responsables de cuidar son los padres.

Los límites adecuados, siempre apuntan a proteger a un niño de algo que podría hacerles daño. Esto aplica a situaciones tan cotidianas como el tiempo de pantallas, la alimentación o el sueño. 

Los miedos excesivos nos advierten de que posiblemente ese niño sienta que debe cuidarse solo, y que seguramente necesite más límites que lo protejan.

Limites vs. mimos

Muchas veces, con las mejores intenciones,  permitimos que un niño haga algo que podría dañarlo, creyendo que lo estamos “mimando”. por ejemplo lo dejamos jugar con nuestro celular, mirar la tele a libre demanda, o comer comida “chatarra” y nos da pena que llore o se frustre cuando le decimos que no, y paradójicamente le permitimos hacer cosas potencialmente peligrosas.

Cuando estas concesiones son la regla, y  los adultos ( padres , maestros , abuelos ) ponen pocos límites, los niños se sienten desprotegidos, porque pierden la  confianza en que los adultos que están a cargo de ellos puedan cuidarlos. Estos niños suelen ser muy miedosos porque sin el escudo protector de los límites, se sienten vulnerables.

Es por eso que hemos participado fuertemente en la participación del juego de Exploradores de Emociones, ya que a través de este podemos ayudar a muchas familias a conciliar con las emociones de los más chicos de la casa.

¿Querés leer y saber más de este tipo de temas? podés ver estas notas en las que hablamos de las emociones: Ikitoi emociones: Preocupación

 

Seguinos nuestro instagram @ikitoi_emociones y estate atento a todo lo que publicamos 🙂 te esperamos!

 

¿Querés enterarte de las últimas novedades sobre infancia y juego?

Suscribite y te mantendremos al tanto de las últimas notas.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *