• 0

El desarrollo de Ikitoi: ¡una obra en la que los chicos fueron los protagonistas!

Les compartimos parte de nuestro proceso de desarrollo

¡con la participación estelar de un montón de niños y niñas!

Desde dónde partimos

“Dime qué emprendes y te diré quién eres”, podría ser una nueva versión del clásico refrán. Desde muy chico, Manu -una de las cabezas detrás de Ikitoi- se la pasó desarmando y reconstruyendo juguetes, electrodomésticos y todo tipo de objetos que aparecieran en su camino. Partiendo de nuestras propias experiencias de infancia fue que comenzamos a pensar Ikitoi.
Luego de una primera etapa de investigación, supimos que queríamos desarrollar un Juego de Posibilidades Infinitas, y a su vez ya teníamos algunas ideas acerca de la estética que buscábamos. Teníamos en claro qué tipos de juegos nos gustaban, pero enseguida nos dimos cuenta de que no podíamos hacer el juguete que fuera ideal para nosotros, caer en la tentación de diseñar de forma aislada y olvidarnos de los principales destinatarios: los chicos. Lo fundamental era construir un juego que efectivamente fuera para ellos atractivo, desafiante y cómodo.

Diseño centrado en el usuario

Es así que llega entonces el momento de poner manos a la obra: desarrollamos pruebas de producto rápidas y económicas, para poder ponerlas a prueba jugando con nuestros pequeños protagonistas.
Para los primeros prototipos se cortaron de forma casera piezas de cartón y uniones de abrojo. Se probaron diferentes tipos de piezas, uniones, y figuras que se podían armar. Y con estos prototipos, durante varias semanas, invitamos niños a jugar con nosotros, en jornadas de 2 o 3 horas en las que pusimos a prueba cada uno de los detalles.

Comenzamos con la validación de la propuesta general: si el juego resultaba atractivo o no. Luego, fuimos observando los aspectos funcionales: si los niños podían armar las estructuras, o si el tamaño de los conectores era el correcto. Y llegando a los detalles: ¿Qué figuras les divierten a ellos? ¿Cuáles son los mundos que crean cuando juegan?

En este punto, fue verdaderamente interesante observar lo que iba emergiendo de manera espontánea en los niños: descubrimos que les encanta andar en tren pasando por diferentes estaciones, tocar bocinas, armar sirenas, colocarle un velocímetro al cohete espacial… ¡realmente nos sumergimos en su mundo!

Ya con prototipos un poco más avanzados, decidimos salir a probarlos por fuera de las paredes del taller: fuimos a un gran evento en una plaza con una oferta de actividades muy variada, a la que concurrieron cientos de padres y niños. Pusimos nuestras piezas en un rincón y esperamos a ver qué pasaba.

Durante horas jugaron decenas de familias con Ikitoi. Esa jornada fue una de las más intensas y a la vez esclarecedoras para nosotros.
Pudimos, por ejemplo, observar que Ikitoi funcionaba muy bien con niños de diferentes edades, gracias a lo cual pudimos establecer el rango de edad al cual está dirigido nuestro producto. También pudimos comprobar que Ikitoi es un juego que continúa siendo atractivo aunque haya otro tipo de juego ofertados en simultáneo.


Al final de estas experiencias exitosas, y
a estuvimos listos para despegar, ¡y a producir! 

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.