• 0

Educar Mentes Curiosas

Para quienes ya nos siguen (y leen) desde hace un tiempo, saben que le damos mucha importancia a fomentar en los niños y niñas su rol protagónico en el juego, así como también el desarrollo de una mirada curiosa y creativa del mundo. En relación a esto último, decidimos acudir a ciertas reflexiones a las que llega Melina Furman, educadora y bióloga, y quien además dictó el curso “Educar mentes curiosas” al cual asistimos y donde pudimos conectarnos más con ella y sus ideas. En su libro encontramos varios puntos interesantes para compartir con ustedes.

En “Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia” (2016) se recalca la importancia de la niñez, ya que es la etapa que posee un papel fundamental en la construcción de una trayectoria educativa y laboral exitosa.  

En términos de Furman, “la infancia es la etapa de la vida donde todo está por inventarse: son los años de los ojos brillantes, de descubrimiento, de curiosidad a flor de piel.” Este es el momento donde es crucial fomentar en los niños y niñas el pensamiento científico y tecnológico, ya que es este tipo de pensamiento el que brinda las herramientas que nos dan confianza y nos permiten ser protagonistas, capaces de crear, inventar, entender y transformar el mundo.

¿Saben cuándo inicia el camino del pensamiento científico y tecnológico? ¡Desde que nacemos! Ya en los primeros años de vida los humanos siguen este camino a través de su curiosidad innata y el deseo de querer comprender y transformar lo que nos rodea. Pero a pesar de que este tipo de pensamiento se encuentre desde nuestros inicios, se da de forma rudimentaria, y diversos estudios demuestran que es esencial ir fomentándolo a medida que vamos creciendo, para no perder esta mirada juguetona y exploradora del mundo.

¿Cómo lograrlo? Allí es donde los adultos tenemos un rol fundamental, ya que hay ciertas actividades y formas de trabajar con los chicos y chicas que favorecen el desarrollo de este tipo de pensamiento curioso e inventor. En relación con esto, Melina Furman nos acerca el concepto “Tinkering”, central para la educación científica y tecnológica, que en el castellano se traduce como jugar, manipular, desarmar y tratar de arreglar. Allí se encontraría la clave para crear situaciones propicias para que los y las peques aprendan teniendo un rol activo en este aprendizaje, incentivando el espíritu maker de cada uno.

Para promover la curiosidad en nenas y nenes, entonces, los adultos tienen la tarea de captar su atención con diversas experiencias, permitiéndoles participar activamente en ellas, apoyando sus intentos de aprendizaje y al mismo tiempo orientando las observaciones que los menores van realizando en el proceso. Además, deben adaptar el ambiente o el objeto que se está indagando, buscando vincularlo con lo cotidiano y lo ya conocido para poder ser una especie de punto de partida y luego desde allí ir hacia lo desconocido o hacia una nueva forma de mirar aquello que ya se conocía. Tanto la dificultad de estas experiencias como la complejidad de la información que se pretende que los niños y niñas debatan e interioricen, deben regularse teniendo en cuenta la edad y sus niveles de autonomía. Por ejemplo, hay conceptos científicos que son demasiado abstractos para peques de 4 o 5 años, pero que sí pueden ser comprendidos a partir de los 7 u 8 años.

Otro aspecto muy importante en cuanto al aprendizaje científico y tecnológico es la puesta en común de las ideas de los y las peques, para que no queden sólo en sus mentes. Las situaciones de debate e intercambio son esenciales, ya que permiten una retroalimentación de ideas con sus pares. Una buena manera de llevar esto a cabo es formar pequeños grupos para que los niños y niñas compartan sus ideas o creaciones con los demás, y que a partir de allí puedan debatir y reflexionar. Esta acción les permitiría desarrollar sus ideas, incluso ponerlas a prueba o testearlas para ver cómo funcionan, buscar alternativas, y generar nuevas ideas o soluciones en base a lo que van experimentando. Conociendo distintas investigaciones Furman afirma que “hablar y discutir acerca de las ideas, confrontándolas con las de los compañeros y teniendo que fundamentarlas y defenderlas, ayuda a consolidar el aprendizaje.”

Antes de cerrar esta nota queremos volver a mencionar la importancia de ofrecerles a los niños y niñas participar en prácticas auténticas para hacer perdurar una mirada del mundo propia, confiada, preguntona y libre. Numerosos especialistas coinciden en que en la enseñanza es aconsejable evitar la observación pasiva o el papel de espectadores y fomentar el rol activo, para así poder vivenciar las experiencias en primera persona y entonces comprender e impregnarse realmente de la experiencia de aprendizaje.

En Ikitoi disfrutamos mucho poder pensar, diseñar y hacer juguetes que sean una forma de fomentar la creación original y libre de niños y niñas. Creemos que los juegos para armar, incluso las piezas en color neutro (para luego poder ser decorados a gusto de cada uno), incentivan y alientan a que sean los y las peques quienes tomen las riendas del juego y descubran por sí mismos cómo utilizar los juguetes y qué sentido deciden darles. No hay nada más lindo que en los momentos de juego y diversión se puedan poner en juego la imaginación, creatividad y forma de ver el mundo de cada chico y chica.

Anexo sobre Melina Furman

Melina es una mujer reconocida en el ambiente académico debido a su extensa trayectoria, la cual sigue adelante y con gran intensidad. Ella es bióloga y doctora en Educación de Columbia University. Además es Profesora de UdeSA e investigadora del CONICET en Educación. Y como si esto fuera poco, Melina es cofundadora de Expedición Ciencia y de El Mundo de las Ideas, y coordina el curso de Innovadores Educativos del CIPPEC.

En el 2018 dictó el curso “Educar mentes curiosas” en el Instituto Baikal. Este fue destinado a padres y madres, abuelos y abuelas, tíos y tías, docentes de todos los niveles y cualquiera que estuviese de algún modo embarcado en la educación y crianza de los chicos. Algunos de los miembros del Ikiteam participaron de este curso, súper entusiasmados por las temáticas que se iban a abordar. En el curso Melina tomó investigaciones en pedagogía, psicología y neurociencias así como experiencias con chicos, familias y escuelas. A través de teoría y práctica reflexionamos el mejor camino de aprendizaje para beneficiar al máximo a los chicos y chicas.

Para quienes estén interesados en las temáticas que aborda, les recomendamos algunos de sus libros: “Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia” (Fundación Santillana), “La aventura de enseñar ciencias naturales” (Aique) y “La Ciencia en el Aula” (Siglo XXI).

También te podría interesar