Diversión y aprendizaje en tiempos de cuarentena

El contexto actual nos pone ante un nuevo desafío: estar juntos en un mismo espacio más tiempo del que estamos acostumbrados. Y si bien no es algo fácil, tampoco es algo malo, ¡sino todo lo contrario! Nos da la oportunidad de compartir actividades y tiempo con nuestra familia (cosa que a veces se complica con la vorágine de las tareas cotidianas).  Estar con lxs chicxs en casa no tiene porqué ser un caos o algo que genere estrés. Podemos organizar el día junto a ellos y plantear las actividades que vamos a desarrollar a lo largo de la jornada, desde cosas elementales como higienizarse, comer, dormir, hasta propuestas más entretenidas como leer, pintar y dibujar, ver películas, jugar con distintos tipos de juegos, inventar un baile o una canción, ¡y todo esto puede hacerse solxs o en familia!  Nuestra querida amiga Meli Furman nos cuenta acerca de formas divertidas de ejercitar las distintas inteligencias de chicos y chicas. Si, leíste bien, inteligencias en plural. El psicólogo Howard Gardner identificó hasta ocho tipos de inteligencias diferentes, ¡y todas merecen ser ejercitada con igual importancia!  A continuación les compartimos de qué trata cada una de estas inteligencias y las recomendaciones que nos da Meli Furman para ejercitarlas de forma entretenida. 
  1. Inteligencia lógico-matemática
Es la capacidad de resolver cálculos, problemas abstractos y juegos de estrategia, analizar variables, razonar de manera lógica e identificar patrones numéricos ¿Cómo la ejercitamos? Lo ideal para ejercitar este tipo de inteligencia son los juegos de lógica o de cálculo mental, como lo son el dominó o el juego de cartas de la escoba del 15. También sirve como ejercicio medir y pesar cosas de la casa, hacer cálculos mentales, ¡e incluso aprender a programar! Otros juegos que se recomiendan son clásicos infaltables: la lotería y el Juego de la Oca.   2. Inteligencia lingüística   Implica la capacidad de comunicarnos en distintos formatos basados en lo verbal: leer, escribir, debatir y comprender lo que nos dicen.  ¿Cómo la fomentamos? Para estimular esta inteligencia sirve mucho inventar historias, o escribir cartas, así como también leer cuentos y luego conversar acerca del relato. Otra buena idea es jugar con letras y palabras en juegos como el Scrabble, el Ahorcado o el Tutti-frutti. Y si quieren ponerse más creativos y artísticos pueden crear canciones, poemas o un rap.    3. Inteligencia musical Refiere a la capacidad de interactuar con instrumentos o modos de producir sonidos en general, y de crear e interpretar música Ideas: La forma de ejercitar esto puede ser a través de la invención de canciones, o la identificación de instrumentos al escucharlos. También sirve grabarse y luego escucharse, acompañar una canción haciendo percusión (ya sea con las palmas o con objetos), jugar con diferentes ritmos, o el más clásico de todos: ¡tocar un instrumento!    4. Inteligencia cinético-corporal   Esta inteligencia refiere a la capacidad de usar el propio cuerpo para resolver problemas, como por ejemplo, cuando le pegamos a una pelota para meterla en un arco. Y también refiere al uso del cuerpo para expresarse. Para estimularla: una forma ideal es a través del baile, desde crear coreografías, hasta seguir secuencias de movimientos con el cuerpo. Por otro lado, hay muchos juegos que ayudan a entrenar la motricidad fina, como el de atrapar objetivos con palitos o pasarse un objeto entre varias personas sin que éste toque el piso. E incluso el famoso juego de dígalo con mímica es una forma de ejercitar a esta inteligencia.  5. Inteligencia espacial  Es la capacidad de entender el espacio. Usamos esta inteligencia cuando interpretamos un mapa, cuando construimos, o  cuando armamos un rompecabezas.  ¿Cómo? Las formas para ejercitarlas están relacionadas con todos los juegos de construcción, como con bloques o con materiales reciclados, e incluso con la masa, que se usa para esculpir objetos. Llevar a otro con los ojos tapados de una punta a otra de la casa dándole instrucciones sobre hacia dónde moverse también es una actividad ideal (y compartida) para ejercitar la espacialidad. Otra idea muy entretenida es la de dibujar y leer mapas que lleven a un “tesoro” escondido en la casa.    6. Inteligencia interpersonal  Refiere a la capacidad de leer las emociones de los demás. Esta inteligencia está vinculada a la habilidad de cooperar con otros, de interpretar los deseos y necesidades de los demás ¿Cómo la fomentamos? Son geniales los juegos cooperativos, conversar sobre qué cosas funcionaron bien en el grupo y por qué, y qué se podría hacer para mejorar las que no resultaron tan bien. Incluso enseñarle algo que sabemos a otra persona es una forma de ejercitar a este tipo de inteligencia.    7. Inteligencia intrapersonal Involucra a la capacidad de plantearse y sostener metas, de evaluar las fortalezas y limitaciones, controlar los impulsos o persistir a pesar de las frustraciones.  ¿Cómo podemos estimularla? Ayuda escribir ideas y sentimientos en un diario, hacer una cápsula del tiempo y escribirse cartas a sí mismo para volver a abrir esa caja en unos años, o armar una lista de las cosas que queremos hacer en el día.    8. Inteligencia naturalista   Esta última inteligencia refiere a la capacidad de percibir las relaciones que existen entre especies, objetos y personas, identificando patrones, semejanzas y diferencias, así como también clasificando.  ¿Cómo podemos ponerla en práctica? Ideas para estimular todo esto pueden ser observar y cuidar seres vivos como mascotas o plantas, registrar cómo crecen a lo largo del tiempo, recolectar elementos de la naturaleza (hojas, bichos, piedras) para dibujarlos o clasificarlos.  Con tantas inteligencias para estimular y con tantas ideas y actividades para fomentarlas, el tiempo que tenemos en casa parece perfecto para aprovecharlo con lxs chicxs, y así aprender y divertirse al mismo tiempo.  Recordemos que este cambio en nuestras rutinas diarias puede significar una oportunidad para compartir más tiempo con nuestros seres queridos, y también para pensar las cosas, incluso al aprendizaje y a la forma de divertirse, de una forma distinta. Recibí en tu correo ideas para jugar de manera creativa y trascendente con tus chicxs. Compartiremos todos nuestros favoritos. Proyectos, actividades, juegos, música. ¡Con tu subscripción obtendrás un primer material súper interesante!

Recibí en tu correo ideas para jugar de manera creativa y trascendente con tus chicxs.

Compartiremos todos nuestros favoritos. Proyectos, actividades, juegos, música. ¡Con tu subscripción obtendrás un primer material súper interesante!

Correo electrónico

Read more

Tendencias en juguetes 

 

El 2020 para IKITOI arrancó con todo. Tuvimos la posibilidad (y alegría) de poder asistir a la Feria Internacional del Juguete de Nuremberg. Si no escuchaste hablar de ella, te cuento brevemente que se trata de la feria de juguetes más grande del mundo. Se celebra de forma anual durante los primeros días de febrero y dura seis días, ¡y menos mal! porque suele incluir un aproximado de 2700 expositores que van a presentar sus innovaciones en el mundo del juguete. Es una experiencia única para nutrirse de la creatividad de miles de personas de distintos países. 

Si bien esta feria abre de forma exclusiva para profesionales de la industria del juguete y representantes de medios de comunicación, no queríamos dejarlos afuera de todo lo que vimos y aprendimos durante estos días. Así que en esta nota les vamos a comentar algunas de las tendencias que se vienen para este 2020 en el mundo del juguete. 

 

Juguetes para el futuro

¿Cómo será el mundo del mañana? Aunque no lo crean, los niños y niñas también se hacen esta pregunta. La importancia que los jóvenes le dan al futuro del mundo ha sido demostrada con el el movimiento Fridays For Future (en español conocido como Juventud por el clima), que logró grandes repercusiones tanto políticas y sociales, dejando ver cómo el activismo climático está ganando gran importancia a nivel mundial. Los jóvenes son conscientes de que La Tierra es única e irremplazable. Por este motivo, temas como la conciencia ambiental, la sustentabilidad y las energías renovables comienzan a interesarles a niños y a niñas, y estos conceptos que se ven complejos pueden ser explicados a través de los juegos. ¿Cómo lograrlo? Hay muchos ejemplos, ya sean libros, kits de ciencia o incluso juegos de mesa. También están en auge los juguetes fabricados con distintos materiales eco-amigables, que no sólo son entretenidos y sirven para divertirse, sino que además son buenos para el medio ambiente. Sin dejar de tener un diseño moderno, utilizan materiales ecológicos como almidón de maíz, la caña de azúcar, botellas de plástico viejas, aserrín, entre otros. 

 

Lo digital se vuelve físico

Incluso antes de que puedan hablar, los y las peques saben exactamente cómo mover a su personaje favorito dentro de la tablet. Por otra parte, los chicos y chicas más grandes no pueden imaginar la vida sin sus celulares, videojuegos, YouTube y similares. Los juegos de computadora o videojuegos superaron los espacios del hogar a la hora de ser jugados, y ahora tienen la capacidad de llenar estadios enteros gracias a las competencias profesionales, como sucede con Fortnite. La digitalización continúa avanzando en todas las áreas, y así también inspira al mundo de los juguetes. Las estrellas del mundo virtual pasan a ser un éxito en las habitaciones de niños y niñas, ya sea en forma de juguetes, peluches, juegos de mesa, rompecabezas, y muchas opciones más. 

 

Se vos mismo

Los niños y niñas, cuando son pequeños, no tienen problemas en acercarse a los otros, por más diferentes que puedan ser, ya que no tienden a basarse en prejuicios, ya sean de apariencia, antecedentes o religión. Pero cuánto más van creciendo, más prejuicios van desarrollando. A pesar de esto, lo propio de la vida es la diversidad, es lo que le da sentido y color al mundo. Los juegos que fomentan la interacción o el trabajo en equipo son ideales, ya que al compartir el momento de juego se fomentar la unión y la comprensión del otro. Además de esta faceta social, el juego permite ayudarnos en situaciones particulares de la vida. Por ejemplo, jugar tiene efectos sumamente positivos en pacientes con demencia o Parkinson. Y como si esto fuera poco, las personas con discapacidades o necesidades especiales pueden entrenar sus habilidades a través del ocio y el juego. 

 

Nos encantó escuchar sobre estas tendencias, ya que nos hicieron ver que no estamos tan errados en el camino que tomamos a la hora de hacer nuestros juguetes. Desde la estimulación motriz de la Pirámide Didáctica y el kit Primeros Colores, hasta la concientización acerca de hábitos sustentables y el funcionamiento de las energías renovables con el kit de papercraft de la Ciudad Sustentable, y también el juego compartido que permiten los Espacios de Juego y el kit Lanza Cohetes. Y sin olvidar a nuestro querido Stop Motion, que siempre tuvo la misión de poder unir el mundo analógico del juego con el digital, al crear films a través de la técnica del stop motion, sacando fotos con las tablets o celulares, y luego juntándolas con una app de video.

Read more

El Kit Creatividad ganó el Sello Buen Diseño argentino

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”22381″ img_size=”full”][vc_column_text]El Sello Buen Diseño argentino (también conocido como SBD) es una distinción oficial que otorga el Ministerio de Producción de la Nación a aquellos productos de la industria nacional que se destaquen por su innovación, por su participación en la producción local sustentable, por su posicionamiento en el mercado y por su calidad de diseño. 

Es por esto que estamos muy felices y orgullosos de que nuestro producto estrella, el Kit Creatividad, haya sido distinguido con este Sello que reconoce su propuesta innovadora.

Como el público se renueva, tal vez no oyeron sobre las características del Kit Creatividad. Se trata de un juego, compuesto por piezas geométricas y conectores de plástico flexible, con el cual se pueden armar armar figuras gigantes. Nosotros sugerimos el armado de 9 figuras: casa, auto, camión, barco, avión, tren, cohete, teatro de títeres y cocina (de a una por vez), pero cada quien puede armar cualquier tipo de figura que mente pueda imaginar. 

¿Cómo comenzó el camino hacia la innovación del Kit Creatividad?

Desde el inicio de IKITOI buscamos generar espacios de juego y brindar las herramientas necesarias para que los niños y niñas construyan abiertamente sus juguetes y desarrollen el lado más creativo de su pensamiento. Nuestro objetivo siempre fue fomentar la cultura maker en los más chicos, incentivando su rol de creadores y no sólo de espectadores pasivos.

El camino innovador del Kit Creatividad surgió al comprender una problemática de la actualidad: los juegos en el mundo digital crecen y evolucionan a pasos agigantados, mientras que en el mundo físico no pasa lo mismo. 

El juego físico no es únicamente una fuente de entretenimiento, ya que a través de él los chicos y chicas desarrollan habilidades claves para su futuro, tales como la resolución de conflictos, el aprendizaje colaborativo, la empatía e innovación, entre otros.

Frente a este panorama, buscamos desarrollar un juego que sirviera de herramienta para trabajar desde una temprana edad todas las habilidades mencionadas, y además alentar el rol activo y creador de los niños y niñas. Fue así que nació el Kit Creatividad.

 

¿Cuál es la innovación del Kit?

Una de las características innovadoras de nuestro querido Kit Creatividad es que combina las propiedades, por un lado, de los juguetes de construcción (como pueden ser los Rasti o los Legos), y por otro, de las figuras de gran escala, que suelen estar relacionadas con el juego simbólico (presentes en juguetes tales como carpitas o casas de plástico).

Y para llevar la innovación de este producto al siguiente nivel ¡lo diseñamos como un juego de posibilidades infinitas! Compuesto por piezas geométricas de gran tamaño y conectores de plástico flexible, con los que cada niño y niña puede inventar su propio universo, pintarlo, dibujarlo y agregarle los accesorios que desee. Este diseño permite el armado de diversas figuras, en vez de limitarlo a una única opción. Así se logra fomentar la imaginación y ubicar al niño o niña como creador/a en el momento del juego.  

Un detalle no menor del proceso de diseño del Kit Creatividad es que en todo momento estuvo guiado por los principales consumidores: ¡niños y niñas! Lo fundamental era construir un juego que efectivamente les resultara atractivo, desafiante y cómodo. Por esta razón, antes de lanzar la versión definitiva del producto, realizamos numerosos testeos con peques para poder aprender e implementar cambios luego de recibir sus comentarios y observar la forma en la que jugaban con el Kit. 

Conocé más sobre el kit:[/vc_column_text]

[/vc_column][/vc_row]

Read more

¿Por qué es tan importante fomentar la lectura infantil?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Las ventajas de plantar la semilla del amor por la lectura en la infancia han sido repetidas por numerosos expertos, pero nunca está de más refrescarlas. Es que la escucha y lectura de libros tienen una fuerte incidencia tanto en el campo cognitivo como en el emocional y creativo de las personas. A través de las historias se estimula el lenguaje, el intelecto, la memoria, la imaginación, la sensibilidad y la expresión, e incluso incrementa la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de empatizar con pensamientos y emociones ajenas.

Debido a que la lectura es un hábito se recomienda incluirla en nuestras vidas lo más temprano que sea posible, ya que una vez que somos adultos suele ser más difícil adquirir hábitos nuevos. Es por esto que se sugiere que ya a partir del primer año de edad se comience a mostrar a lxs peques cuentos que contengan grandes y llamativas imágenes y muy poco texto. Con el pasar de los años estos libros y sus historias se van complejizando y profundizando, según el desarrollo de sus capacidades cognitivas y emocionales.

Otro detalle no menor es que los libros permiten el enriquecimiento de los vínculos entre padres y madres y sus peques. El momento de lectura está lleno de afectividad y permite a los adultos acercar a los niñxs distintas historias llenas de aventuras y maravillas, creando una instancia de entretenimiento y diversión compartida. Además, el momento de lectura genera un estado de tranquilidad y relajación en los chicxs, haciéndola ideal para ser la última actividad antes de ir a dormir.

Por otro lado, los libros son una forma muy efectiva para reflexionar acerca de valores y distintas temáticas en la infancia, así como también permiten un mayor conocimiento del mundo (de todo aquello que nos es lejano), del entorno cotidiano, y de sí mismos. [/vc_column_text][vc_single_image image=”20588″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_custom_heading text=”¿CÓMO ELEGIR EL INDICADO?” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”][vc_column_text]Una de las recomendaciones a la hora de elegir un libro para un pequeño lector o pequeña lectora (especialmente si recién está entrando en el mundo de la lectura) es saber acerca de sus gustos, identificar qué temas le interesan, ya que eso permitirá una relación más estrecha con los libros y el hábito de lectura.

Es por esto que los libros que decidimos seleccionar en La Librería Ikitoi ofrecerán propuestas variadas, desde historias fantásticas y llenas de aventuras, pasando por libros más interactivos, hasta llegar a temáticas como la relación con el mundo y lo que lo habita, la relaciones sociales, e incluso el aprendizaje de recetas infantiles para cocinar.

Lo que nos parece importante es ofrecer a niños y niñas libros especialmente pensados para la etapa de desarrollo en la que se encuentren, y que incluyan historias entretenidas, con valores y enseñanzas que puedan aplicar en su vida cotidiana, y con ilustraciones y diseños que capturen su atención y los maravillen.

La lectura nos permite vivir muchas vidas, viajar a miles de lugares, imaginar distintas realidades, y pasar horas y horas de entretenimiento. Incentivarla en lxs peques es uno de los regalos más grandes que se les puede dar.[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_custom_heading text=”¿Ya conociste los títulos de La Librería IKITOI?” font_container=”tag:h2|text_align:center” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”]

[vc_btn title=”VER TODOS LOS TÍTULOS” color=”info” align=”center” link=”url:https%3A%2F%2Fikitoi.com%2Flibros-infantiles%2F|||”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_empty_space][vc_separator][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwd2lkdGglM0QlMjI1NDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIzMzQlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRm15LnNlbmRpbmJsdWUuY29tJTJGdXNlcnMlMkZzdWJzY3JpYmUlMkZqc19pZCUyRjM4OHFwJTJGaWQlMkYyJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIyYXV0byUyMiUyMGFsbG93ZnVsbHNjcmVlbiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZGlzcGxheSUzQSUyMGJsb2NrJTNCbWFyZ2luLWxlZnQlM0ElMjBhdXRvJTNCbWFyZ2luLXJpZ2h0JTNBJTIwYXV0byUzQm1heC13aWR0aCUzQSUyMDEwMCUyNSUzQiUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Read more

Estudio de Fotografía y Stop Motion

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Creamos un Estudio de Stop Motion para que todas las historias imaginadas por chicas y chicos se haga realidad.

El Estudio de Fotografía y Stop Motion es una estructura de madera MDF para armar, que está compuesto por el estudio en sí, que es donde se monta la escenografía y se ubican a los personajes; y también incluye un soporte de manera para apoyar el dispositivo móvil para sacar fotos.

Para quienes no oyeron hablar del Stop Motion, les comentamos que se trata de una técnica de animación que consiste en simular el movimiento de objetos estáticos mediante una serie de imágenes fijas sucesivas. La clave está en modificar la posición del objeto en cada imagen, ¡y así se crea la ilusión de movimiento!

Cuando desarrollamos la idea del Estudio lo que buscábamos era poder generar una especie de puente entre el mundo físico y el mundo digital. Sabemos que hoy en día la incidencia de la tecnología en el mundo de los chicos y chicas es muy fuerte, y en vez de buscar eliminarla pensamos en una forma de que se pueda combinar con el juego físico. Y este es el caso del Estudio de Stop Motion, ya que para crear estos films no solo basta con montar los escenarios sino que además se necesita del uso de una tablet o un celular. Pero en este caso la tecnología funciona como una herramienta a total disposición de los chicos y chicas, donde se utiliza para sacar las fotos y sumar ciertos detalles como efectos especiales o algún fondo complejo a través del croma. Pero más allá de para qué se utilice, siempre será respondiendo las necesidades de los creadores y creadoras del film. [/vc_column_text][vc_video link=”https://youtu.be/Pk1SaZ_d1hE”][vc_column_text]Si bien la parte de imaginación y creación pertenece a los chicos y chicas, queremos brindarles la mayor cantidad de herramientas para que puedan llevar esas ideas a la realidad. Por eso mismo el Estudio incluye personajes de paper-craft para armar, acetatos de colores, que se ubican en los costados del estudio y sirven para agregar a la historia efectos de luz. También sumamos una cartulina verde para poder luego editar los fondos de manera digital, en caso de desear un escenario muy complejo o específico para hacerlo manualmente.

Y para compartir esta experiencia con los demás, ¡llevamos a cabo un Taller de Stop Motion! Varios niños y niñas participaron en esta actividad para poder crear sus propios cortos cinematográficos de animación, ¡y al mismo tiempo aprender y divertirse! Pero para llegar al resultado final, antes tuvieron que seguir una serie de pasos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/4″][vc_single_image image=”13007″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_custom_heading text=”ARMÁ EL ESTUDIO” font_container=”tag:h4|font_size:16|text_align:center” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”][vc_column_text]

Piezas de madera y conectores Ikitoi: ¡para armar y desarmar cuantas veces quieras!

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][vc_single_image image=”13005″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_custom_heading text=”ARMÁ LA ESCENOGRAFÍA” font_container=”tag:h4|font_size:15|text_align:center” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”][vc_column_text]

Jugá con distintos fondos y personajes para las escenas.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][vc_single_image image=”13003″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_custom_heading text=”JUGÁ CON EFECTOS
Y LUCES” font_container=”tag:h4|font_size:15|text_align:center” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”][vc_column_text]

Usá el CROMA para fondos digitales y probá distintas iluminaciones

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/4″][vc_single_image image=”13004″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_custom_heading text=”CREÁ TUS VIDEOS” font_container=”tag:h4|font_size:16|text_align:center” google_fonts=”font_family:Montserrat%3Aregular%2C700|font_style:700%20bold%20regular%3A700%3Anormal”][vc_column_text]

Hacé tus propias animaciones con un dispositivo + apps de descarga gratuita

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][/vc_row][vc_column][/vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

Todo comienza con una idea

[/vc_column_text][vc_column_text]

El primero es pensar una historia, con su inicio, desarrollo y desenlace. La consigna era ¡libertad absoluta! Así que cada chico y chica tenía un rol súper protagónico y activo en esta actividad, poniendo en juego toda su imaginación para poder idear dónde sería la historia, cuáles serían los personajes y qué pasaría con ellos.  

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

¡Manos a la obra!

[/vc_column_text][vc_column_text]El segundo paso ya estuvo relacionado con llevar a lo concreto aquello que habían pensado. Es así que diseñaron la escenografía y le dieron vida a sus personajes. Las opciones eran súper variadas: por un lado, los escenarios de las historias podían ser creados manualmente por ellos mismos o podían utilizar la cartulina verde para luego agregarle un fondo de forma digital. Por otro lado, los personajes que utilizaron fueron creados por ellos mismos o también pudieron utilizar muñecos que tenían a disposición. [/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

Luz, cámara, ¡acción!

[/vc_column_text][vc_column_text]Luego de montar todo lo necesario sobre el estudio ¡sólo faltaba filmar! Para esto los niños y niñas utilizaron tablets, pero podría ser cualquier otro dispositivo chato que tenga cámara, como un celular. Es entonces que los pequeños y pequeñas cineastas se pusieron a sacar fotos, cambiando las posiciones de los personas, moviendo las cosas de la escenografía, e incluso variando la iluminación al cambiar los acetatos de colores entre foto y foto. Los chicos y chicas aprendieron que en el lenguaje audiovisual a veces la palabra no importa tanto, y tienen más importancia los cambios de acción e imagen. [/vc_column_text][vc_empty_space][vc_column_text]

El toque final

[/vc_column_text][vc_column_text]Una vez terminado este último paso, juntaron todas las fotos en el orden correcto en una App para crear videos. En algunos casos, ya que la historia inventada lo requería, también se sumaron efectos especiales o se pusieron fondos digitales a través de esta misma App. [/vc_column_text][vc_separator][vc_empty_space][vc_column_text]

¿Querés conocer nuestro Estudio de Fotografía y Stop Motion?

[/vc_column_text][vc_row][vc_column]

[/vc_column][/vc_row]

Read more

Niñas del futuro

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Juguetes de nena y juguetes de varón”; ésta frase no nos es extraña, y hasta hace poco tiempo era algo indiscutido. Lo cierto es que incluso hoy en día, cuando socialmente se han dado ciertos avances en cuanto a la igualdad entre géneros, los estereotipos de los juguetes para niños y los juguetes para niñas siguen estando presentes en una gran cantidad de juguetes, como en el caso del héroe de acción musculoso y fuerte, para ellos, y la bella princesa delicada, para ellas. Es fácil observar en la vida cotidiana que a las niñas se les sigue regalando juguetes relacionados con el cuidado de bebés, la importancia de la estética y de la imagen personal, o las labores del hogar, y que a los niños se les regala muñecos de acción, juegos que implican lidiar con situaciones imaginarias peligrosas (luchas, guerras), o juegos de habilidad e ingenio.

Ante este contexto nos apareció un interrogante: ¿tal diferenciación en el ámbito del juego tiene consecuencias? Y en nuestra búsqueda de información descubrimos varios estudios que afirman que estos estereotipos de género inculcados desde la infancia pueden dejar una huella en la formación de la personalidad y en las habilidades a desarrollar a futuro.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”17968″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”20228″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Lo que se percibe es que los estereotipos de género tienden a relacionar a las nociones de inteligencia y habilidad con lo masculino, y que por ende éstas son menos fomentadas en las nenas. ¿Y cómo afectan estos juguetes sexistas a las niñas? Las consecuencias se reflejan, por ejemplo, en la baja cantidad de mujeres en carreras científicas o en las llamadas “ciencias duras” (matemáticas, ingeniería, electrónica). La cifra es tan reducida en comparación con la cantidad de hombres que mundialmente surgió la necesidad de fomentar en las jóvenes el interés por estas disciplinas, así como la importancia de abandonar de una vez por todas la percepción de que “son carreras demasiado difíciles para ellas”. El verdadero problema no se haya en una “capacidad o inclinación natural de hombres y mujeres”, sino que la clave está en qué es lo que se fomenta en ellos y ellas desde la infancia y cómo incide en sus preferencias y habilidades.

Modificar esta situación de desigualdad requiere de varios cambios a realizar. Encontramos ciertos consejos a seguir que podrían ayudar a fomentar el acercamiento e interés de  las niñas a las ciencias duras:

  • Tiempo y didáctica. El gusto por estas asignaturas crece si en la infancia los contenidos básicos de matemática, ciencia y electrónica se trabajan seguido, y aún más cuando es en forma entretenida. Además, es vital presentar a estas asignaturas como de igual acceso para ambos géneros, y no como aquellas donde “los hombres son naturalmente mejores”, limitando a las mujeres a las disciplinas humanísticas.
  • Motivación. El rendimiento es mejor cuando se permite que las chicas asuman un rol activo en el aprendizaje, y cuando los contenidos a enseñar se relacionan con temas que les atraen. De esta forma es más fácil despertar la curiosidad y el interés de las niñas en este tipo de conocimientos.
  • ¡Juego en casa! Una forma muy efectiva de lograr un lazo más fuerte entre las nenas y las ciencias duras es realizar actividades caseras y divertidas, que ellas incluso tomen como juegos. Por ejemplo: realizar experimentos, jugar con juegos relacionados con la construcción, matemática o electrónica, o ver videos que traten estas temáticas de forma entretenida y pensada para su edad.

Y otro consejo muy importante es transmitirles tanto a nenas como a varones que los juguetes y juegos son libres de género. Es fundamental remarcar esta idea ya que los distintos juguetes transmiten diferentes aprendizajes y contenidos educativos que sirven en la vida adulta y que son importantes para el desarrollo tanto de niños como de niñas. La destreza, la independencia, el liderazgo, el cuidado familiar y de la casa son cuestiones que les competen a hombres y mujeres por igual, y eso debería fomentarse desde los primeros años a través del juego. Además, aquello que es inculcado y conocido en la infancia puede tener una incidencia fuerte en la elección de una carrera o futura profesión, y esto hace que sea esencial que tanto nenas como varones puedan tener contacto con todas las disciplinas y ámbitos, sin suponer que por su género van a ser más aptos para uno u otro. [/vc_column_text][vc_raw_html]JTNDJTIxLS0lMjBTZW5kaW5CbHVlJTIwU2lnbnVwJTIwRm9ybSUyMEhUTUwlMjBDb2RlJTIwLS0lM0UlM0NoZWFkJTNFJTIwJTNDbWV0YSUyMGh0dHAtZXF1aXYlM0QlMjJDb250ZW50LVR5cGUlMjIlMjBjb250ZW50JTNEJTIydGV4dCUyRmh0bWwlM0IlMjBjaGFyc2V0JTNEVVRGLTglMjIlM0UlMjAlM0NtZXRhJTIwbmFtZSUzRCUyMnZpZXdwb3J0JTIyJTIwY29udGVudCUzRCUyMndpZHRoJTNEZGV2aWNlLXdpZHRoJTJDJTIwaW5pdGlhbC1zY2FsZSUzRDElMjIlMjAlMkYlM0UlMjAlM0MlMkZoZWFkJTNFJTIwJTNDc3R5bGUlM0UlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLm5lZWRzZmlsbGVkJTIwaW5wdXQlMjAlN0Jib3JkZXItY29sb3IlM0ElMjAlMjNCOTRBNDglMjAlMjFpbXBvcnRhbnQlM0IlMjBjb2xvciUzQSUyMCUyM0I5NEE0OCUyMCUyMWltcG9ydGFudCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAubmVlZHNmaWxsZWQlMjAlN0Jjb2xvciUzQSUyMCUyM0I5NEE0OCUyMCUyMWltcG9ydGFudCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjBpbnB1dCU1QnR5cGUlM0QlMjJ0ZXh0JTIyJTVEJTIwJTdCYm9yZGVyJTNBJTIwMXB4JTIwc29saWQlMjAlMjNDQ0NDQ0MlM0Jib3JkZXItcmFkaXVzJTNBJTIwNHB4JTNCLW1vei1ib3JkZXItcmFkaXVzJTNBJTIwNHB4JTNCLXdlYmtpdC1ib3JkZXItcmFkaXVzJTNBJTIwNHB4JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGlucHV0JTVCdHlwZSUzRG51bWJlciU1RCUzQSUzQS13ZWJraXQtaW5uZXItc3Bpbi1idXR0b24lMkMlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwaW5wdXQlNUJ0eXBlJTNEbnVtYmVyJTVEJTNBJTNBLXdlYmtpdC1vdXRlci1zcGluLWJ1dHRvbiUyMCU3Qi13ZWJraXQtYXBwZWFyYW5jZSUzQSUyMG5vbmUlM0ItbW96LWFwcGVhcmFuY2UlM0ElMjBub25lJTNCJTIwbWFyZ2luJTNBMCUzQiUyMCU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjBpbnB1dCU1QnR5cGUlM0RudW1iZXIlNUQlMjAlN0ItbW96LWFwcGVhcmFuY2UlM0ElMjB0ZXh0ZmllbGQlM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwZGl2Lm1lc3NhZ2VfYXJlYSUyMCU3QnBvc2l0aW9uJTNBJTIwcmVsYXRpdmUlM0JwYWRkaW5nJTNBJTIwMTBweCUyMDMwcHglMjAxMHB4JTIwMTBweCUzQiUyMG1hcmdpbiUzQSUyMDBweCUyMDBweCUyMDEwcHglMjAwcHglM0Jmb250LXNpemUlM0ExNHB4JTNCJTIwYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDVweCUzQi13ZWJraXQtYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDVweCUzQiUyMC1tb3otYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDVweCUzQmJveC1zaXppbmclM0ElMjBib3JkZXItYm94JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGRpdi5tZXNzYWdlX2FyZWElMjBidXR0b24uY2xvc2UlMjAlN0Jwb3NpdGlvbiUzQSUyMGFic29sdXRlJTNCcmlnaHQlM0ElMjA4cHglM0J0b3AlM0ElMjA4cHglM0Jjb2xvciUzQSUyMGluaGVyaXQlM0JiYWNrZ3JvdW5kJTNBJTIwMCUyMDAlM0Jib3JkZXIlM0ElMjAwJTNCcGFkZGluZyUzQSUyMDBweCUzQi13ZWJraXQtYXBwZWFyYW5jZSUzQSUyMG5vbmUlM0JjdXJzb3IlM0ElMjBwb2ludGVyJTNCZm9udC13ZWlnaHQlM0ElMjBib2xkJTNCZm9udC1zaXplJTNBJTIwMTRweCUzQiU3RCUyMC50aXBpY29uJTdCY3Vyc29yJTNBJTIwcG9pbnRlciUzQnBhZGRpbmclM0ElMjAzcHglMjA3cHglM0Jmb250LXNpemUlM0ElMjAxMnB4JTNCZm9udC13ZWlnaHQlM0ElMjBib2xkJTNCbGluZS1oZWlnaHQlM0ElMjAxLjIlM0Jjb2xvciUzQSUyMCUyM2ZmZiUzQnRleHQtYWxpZ24lM0ElMjBjZW50ZXIlM0J2ZXJ0aWNhbC1hbGlnbiUzQSUyMGJhc2VsaW5lJTNCYmFja2dyb3VuZC1jb2xvciUzQSUyMCUyMzk5OSUzQmJvcmRlci1yYWRpdXMlM0ElMjAxMHB4JTNCdGV4dC1kZWNvcmF0aW9uJTNBJTIwbm9uZSUzQiU3RCUyMC50b29sdGlwJTdCZGlzcGxheSUzQSUyMGlubGluZSUzQnBvc2l0aW9uJTNBJTIwYWJzb2x1dGUlM0JsZWZ0JTNBJTIwOTclMjUlM0IlN0QlMjAudG9vbHRpcCUzQWhvdmVyJTNBYWZ0ZXIlN0JiYWNrZ3JvdW5kJTNBJTIwJTIzMzMzJTNCYmFja2dyb3VuZCUzQSUyMHJnYmElMjgwJTJDMCUyQzAlMkMuOCUyOSUzQmJvcmRlci1yYWRpdXMlM0ElMjA1cHglM0Jjb2xvciUzQSUyMCUyM2ZmZiUzQmNvbnRlbnQlM0ElMjBhdHRyJTI4ZGF0YS10aXRsZSUyOSUzQnJpZ2h0JTNBJTIwLTJweCUzQmJvdHRvbSUzQSUyMDI2cHglM0JwYWRkaW5nJTNBJTIwNXB4JTIwMTVweCUzQnBvc2l0aW9uJTNBJTIwYWJzb2x1dGUlM0J6LWluZGV4JTNBJTIwOTglM0J3aWR0aCUzQSUyMDIyMHB4JTNCJTdEJTIwLnRvb2x0aXBfc21hbGwlM0Fob3ZlciUzQWFmdGVyJTdCcGFkZGluZyUzQSUyMDVweCUyMDVweCUzQiUyMHdpZHRoJTNBJTIwMTUwcHglM0IlN0QlMjAudG9vbHRpcCUzQWhvdmVyJTNBYmVmb3JlJTdCYm9yZGVyJTNBJTIwc29saWQlM0Jib3JkZXItY29sb3IlM0ElMjAlMjMzMzMlMjB0cmFuc3BhcmVudCUzQmJvcmRlci13aWR0aCUzQSUyMDZweCUyMDZweCUyMDAlMjA2cHglM0Jib3R0b20lM0ElMjAyMHB4JTNCY29udGVudCUzQSUyMCUyMiUyMiUzQmxlZnQlM0ElMjAxcHglM0Jwb3NpdGlvbiUzQSUyMGFic29sdXRlJTNCei1pbmRleCUzQSUyMDk5JTNCJTdEJTIwLnNpYi1kcm9wZG93bi1tZW51LmZsYWctaWNvbiUyMCU3QmRpc3BsYXklM0ElMjBub25lJTNCaGVpZ2h0JTNBJTIwMTAwcHglM0JvdmVyZmxvdy14JTNBJTIwaGlkZGVuJTNCbWluLXdpZHRoJTNBJTIwMjMwcHglM0Jmb250LXNpemUlM0ElMjAxM3B4JTNCbGlzdC1zdHlsZSUzQSUyMG5vbmUlM0JwYWRkaW5nLWxlZnQlM0ExNHB4JTNCYm9yZGVyJTNBMXB4JTIwc29saWQlMjByZ2JhJTI4MCUyQzAlMkMwJTJDLjE1JTI5JTNCYmFja2dyb3VuZCUzQSUyMHdoaXRlJTNCYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDRweCUzQm1hcmdpbi10b3AlM0ExMHB4JTNCJTdEJTIwLnNpYi1kcm9wZG93bi1tZW51LmZsYWctaWNvbiUyMGxpJTIwYSU3QmRpc3BsYXklM0ElMjBibG9jayUzQndoaXRlLXNwYWNlJTNBJTIwbm93cmFwJTNCdGV4dC1kZWNvcmF0aW9uJTNBJTIwbm9uZSUzQmNvbG9yJTNBJTIwcmdiYSUyODAlMkMwJTJDMCUyQzAuODclMjklM0Jib3gtc2hhZG93JTNBJTIwbm9uZSUzQiU3RCUyMC5zbXNfZmllbGQlMjAuY291bnRyeS1ibG9jayU3Qm1hcmdpbi1yaWdodCUzQSUyMDNweCUyMCUyMWltcG9ydGFudCUzQmZsb2F0JTNBJTIwbGVmdCUzQndpZHRoJTNBNTZweCUzQiU3RCUyMC5pY29uLWFycm93JTdCZGlzcGxheSUzQSUyMGlubGluZS1ibG9jayUzQndpZHRoJTNBMHB4JTNCaGVpZ2h0JTNBJTIwMHB4JTNCbWFyZ2luLWxlZnQlM0EycHglM0JtYXJnaW4tdG9wJTNBNXB4JTNCYm9yZGVyLXRvcCUzQTRweCUyMGRhc2hlZCUzQmJvcmRlci1yaWdodCUzQTRweCUyMHNvbGlkJTIwdHJhbnNwYXJlbnQlM0Jib3JkZXItbGVmdCUzQTRweCUyMHNvbGlkJTIwdHJhbnNwYXJlbnQlM0J2ZXJ0aWNhbC1hbGlnbiUzQSUyMHRleHQtdG9wJTNCJTdEJTIwLnNpYi1kcm9wZG93bi10b2dnbGUuY291bnRyeS1mbGclN0JkaXNwbGF5JTNBJTIwaW5saW5lLWJsb2NrJTNCZm9udC1zaXplJTNBJTIwMTNweCUzQiU3RCUyMGJvZHklMjAlN0JiYWNrZ3JvdW5kLUltYWdlJTNBJTIwdXJsJTI4JTI3JTI3JTI5JTNCJTdEJTIwYm9keSUyMCU3QmJhY2tncm91bmQtY29sb3IlM0ElMjAlMjNkY2RjZGMlM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAlN0JiYWNrZ3JvdW5kJTNBJTIwcmdiYSUyODI1MiUyQzI1MiUyQzI1MiUyQzAuNjIlMjklM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjBoMSUyMCU3QmZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwJTI3THVjaWRhJTIwU2FucyUyNyUyQyUyMCUyN0x1Y2lkYSUyMEdyYW5kZSUyNyUyQyUyMCUyN0x1Y2lkYSUyMFNhbnMlMjBVbmljb2RlJTI3JTJDJTIwc2Fucy1zZXJpZiUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjBoMS50aXRsZSUyMCU3QmZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE3cHglM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAuZm9ybXMtYnVpbGRlci1mb290ZXIlMkMlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAuZGVzY3JpcHRpb24lMkMlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAuZmFrZS1sYWJlbCUyQyUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuc2liLWNvbnRhaW5lciUyMC5yb3clMkMlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAlMjNjb21wYW55LW5hbWUlN0Jmb250LWZhbWlseSUzQSUyMCUyN0hlbHZldGljYSUyME5ldWUlMjclMkMlMjBIZWx2ZXRpY2ElMkMlMjBBcmlhbCUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLmZvcm1zLWJ1aWxkZXItZm9vdGVyJTJDZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGRpdi5kZXNjcmlwdGlvbiUyQ2RpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuZmFrZS1sYWJlbCUyQ2RpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAucm93JTIwJTdCZm9udC1zaXplJTNBJTIwMTVweCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuc2liLWNvbnRhaW5lciUyMC5idXR0b24lMjAlN0Jmb250LWZhbWlseSUzQSUyMEZ1dHVyYSUyQyUyMCUyN0NlbnR1cnklMjBHb3RoaWMlMjclMkMlMjAlMjdBcHBsZSUyMEdvdGhpYyUyNyUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLmJ1dHRvbiU3QmZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE2cHglM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwaW5wdXQlMjAlN0Jmb250LXNpemUlM0ElMjAxM3B4JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMC5zaWItY29udGFpbnRlciUyMGgxJTIwJTdCY29sb3IlM0ElMjAlMjMyMzIzMjMlM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLnNpYi1jb250YWluZXIlMjAlN0Jjb2xvciUzQSUyMCUyMzM0MzQzNCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuc2liLWNvbnRhaW5lciUyMC5idXR0b24lN0Jjb2xvciUzQSUyMCUyM2ZmZmZmZiUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuc2liLWNvbnRhaW5lciUyMC5idXR0b24lN0JiYWNrZ3JvdW5kJTNBJTIwJTIzMzBiNmIzJTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMC5mb3Jtcy1idWlsZGVyLXdyYXBwZXIlN0IlMjBtYXgtd2lkdGglM0ElMjA1NDBweCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjAuc2liLWNvbnRhaW5lciU3QiUyMHBhZGRpbmclM0ElMjA0MHB4JTIwMjBweCUyMDIwcHglM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwLmhlYWRlciU3QiUyMHBhZGRpbmclM0ElMjAwJTIwMjBweCUzQiU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjBoMS50aXRsZSU3QiUyMGxpbmVIZWlnaHQlM0ElMjA1MHB4JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGgzLmNvbXBhbnktbmFtZSU3QiUyMGxpbmVIZWlnaHQlM0ElMjAzNXB4JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGRpdi5kZXNjcmlwdGlvbiU3QiUyMHBhZGRpbmclM0ElMjAwJTIwMjBweCUyMDE1cHglM0IlN0QlMjBkaXYlMjNzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwJTIwZGl2LnJvdyU3QiUyMHBhZGRpbmclM0ExMHB4JTIwMjBweCUzQiUyMCU3RCUyMGRpdiUyM3NpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjBpbnB1dCU1QnR5cGUlM0R0ZXh0JTVEJTdCJTIwcGFkZGluZyUzQSUyMDEwcHglMjA0cHglM0J3aWR0aCUzQTEwMCUyNSUyMCUyMWltcG9ydGFudCUzQmJveC1zaXppbmclM0ElMjBib3JkZXItYm94JTNCJTdEJTIwZGl2JTIzc2liX2VtYmVkX3NpZ251cCUyMGlucHV0JTVCdHlwZSUzRG51bWJlciU1RCU3QiUyMHBhZGRpbmclM0ElMjAxMHB4JTIwNHB4JTNCd2lkdGglM0ExMDAlMjUlMjAlMjFpbXBvcnRhbnQlM0Jib3gtc2l6aW5nJTNBJTIwYm9yZGVyLWJveCUzQiU3RCUyMCUzQyUyRnN0eWxlJTNFJTIwJTNDbGluayUyMHJlbCUzRCUyMnN0eWxlc2hlZXQlMjIlMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZteS5zZW5kaW5ibHVlLmNvbSUyRnB1YmxpYyUyRnRoZW1lJTJGdmVyc2lvbjQlMkZhc3NldHMlMkZzdHlsZXMlMkZzdHlsZS5jc3MlMjIlMjAlMkYlM0UlMjAlM0NkaXYlMjBpZCUzRCUyMnNpYl9lbWJlZF9zaWdudXAlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMnBhZGRpbmclM0ElMjAxMHB4JTNCJTIyJTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJmb3Jtcy1idWlsZGVyLXdyYXBwZXIlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMnBvc2l0aW9uJTNBcmVsYXRpdmUlM0JtYXJnaW4tbGVmdCUzQSUyMGF1dG8lM0JtYXJnaW4tcmlnaHQlM0ElMjBhdXRvJTNCJTIyJTNFJTIwJTNDaW5wdXQlMjB0eXBlJTNEJTIyaGlkZGVuJTIyJTIwaWQlM0QlMjJzaWJfZW1iZWRfc2lnbnVwX2xhbmclMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMmVzJTIyJTNFJTIwJTNDaW5wdXQlMjB0eXBlJTNEJTIyaGlkZGVuJTIyJTIwaWQlM0QlMjJzaWJfZW1iZWRfaW52YWxpZF9lbWFpbF9tZXNzYWdlJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjJFc3RhJTIwZGlyZWNjaSVDMyVCM24lMjBkZSUyMGUtbWFpbCUyMG5vJTIwZXMlMjB2JUMzJUExbGlkYS4lMjIlM0UlMjAlM0NpbnB1dCUyMHR5cGUlM0QlMjJoaWRkZW4lMjIlMjBuYW1lJTNEJTIycHJpbWFyeV90eXBlJTIyJTIwaWQlM0QlMjJwcmltYXJ5X3R5cGUlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMmVtYWlsJTIyJTNFJTIwJTNDZGl2JTIwaWQlM0QlMjJzaWJfbG9hZGluZ19naWZfYXJlYSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIycG9zaXRpb24lM0ElMjBhYnNvbHV0ZSUzQnotaW5kZXglM0ElMjA5OTk5JTNCZGlzcGxheSUzQSUyMG5vbmUlM0IlMjIlM0UlMjAlM0NpbWclMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRm15LnNlbmRpbmJsdWUuY29tJTJGcHVibGljJTJGdGhlbWUlMkZ2ZXJzaW9uNCUyRmFzc2V0cyUyRmltYWdlcyUyRmxvYWRlcl9zYmx1ZS5naWYlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmRpc3BsYXklM0ElMjBibG9jayUzQm1hcmdpbi1sZWZ0JTNBJTIwYXV0byUzQm1hcmdpbi1yaWdodCUzQSUyMGF1dG8lM0Jwb3NpdGlvbiUzQSUyMHJlbGF0aXZlJTNCdG9wJTNBJTIwNDAlMjUlM0IlMjIlM0UlMjAlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0Nmb3JtJTIwY2xhc3MlM0QlMjJkZXNjcmlwdGlvbiUyMiUyMGlkJTNEJTIydGhlZm9ybSUyMiUyMG5hbWUlM0QlMjJ0aGVmb3JtJTIyJTIwYWN0aW9uJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZteS5zZW5kaW5ibHVlLmNvbSUyRnVzZXJzJTJGc3Vic2NyaWJlZW1iZWQlMkZqc19pZCUyRjM4OHFwJTJGaWQlMkYyJTIyJTIwb25zdWJtaXQlM0QlMjJyZXR1cm4lMjBmYWxzZSUzQiUyMiUzRSUyMCUzQ2lucHV0JTIwdHlwZSUzRCUyMmhpZGRlbiUyMiUyMG5hbWUlM0QlMjJqc19pZCUyMiUyMGlkJTNEJTIyanNfaWQlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMjM4OHFwJTIyJTNFJTNDaW5wdXQlMjB0eXBlJTNEJTIyaGlkZGVuJTIyJTIwbmFtZSUzRCUyMmxpc3RpZCUyMiUyMGlkJTNEJTIybGlzdGlkJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjI3JTIyJTNFJTNDaW5wdXQlMjB0eXBlJTNEJTIyaGlkZGVuJTIyJTIwbmFtZSUzRCUyMmZyb21fdXJsJTIyJTIwaWQlM0QlMjJmcm9tX3VybCUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyeWVzJTIyJTNFJTNDaW5wdXQlMjB0eXBlJTNEJTIyaGlkZGVuJTIyJTIwbmFtZSUzRCUyMmhkbl9lbWFpbF90eHQlMjIlMjBpZCUzRCUyMmhkbl9lbWFpbF90eHQlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMiUyMiUzRSUyMCUzQ2RpdiUyMGNsYXNzJTNEJTIyc2liLWNvbnRhaW5lciUyMHJvdW5kZWQlMjB1aS1zb3J0YWJsZSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDRweCUzQiUyMHBvc2l0aW9uJTNBJTIwcmVsYXRpdmUlM0IlMjBtYXJnaW4lM0ElMjAwcHglM0IlMjB0ZXh0LWFsaWduJTNBJTIwbGVmdCUzQiUyMGJhY2tncm91bmQlM0ElMjByZ2JhJTI4MjU1JTJDJTIwMjU1JTJDJTIwMjU1JTJDJTIwMC44MyUyOSUzQiUyMHBhZGRpbmclM0ElMjA0MHB4JTIwMjBweCUyMDIwcHglM0IlMjBib3JkZXItd2lkdGglM0ElMjAwcHglMjAlMjFpbXBvcnRhbnQlM0IlMjBib3JkZXItY29sb3IlM0ElMjB0cmFuc3BhcmVudCUyMCUyMWltcG9ydGFudCUzQiUyMiUzRSUyMCUzQ2lucHV0JTIwdHlwZSUzRCUyMmhpZGRlbiUyMiUyMG5hbWUlM0QlMjJyZXFfaGlkJTIyJTIwaWQlM0QlMjJyZXFfaGlkJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjIlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDlweCUzQiUyMGZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwRnV0dXJhJTJDJTIwJTI2cXVvdCUzQkNlbnR1cnklMjBHb3RoaWMlMjZxdW90JTNCJTJDJTIwJTI2cXVvdCUzQkFwcGxlJTIwR290aGljJTI2cXVvdCUzQiUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlMjIlM0UlMjAlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMmhlYWRlciUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIycGFkZGluZyUzQSUyMDBweCUyMDIwcHglM0IlMjIlM0UlMjAlM0NoMSUyMGNsYXNzJTNEJTIydGl0bGUlMjBlZGl0YWJsZSUyMiUyMGRhdGEtZWRpdGZpZWxkJTNEJTIybmV3c2xldHRlcl9uYW1lJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJmb250LXdlaWdodCUzQSUyMG5vcm1hbCUzQiUyMHRleHQtYWxpZ24lM0ElMjBsZWZ0JTNCJTIwZm9udC1zaXplJTNBJTIwMTdweCUzQiUyMG1hcmdpbi1ib3R0b20lM0ElMjAycHglM0IlMjBwYWRkaW5nJTNBJTIwMHB4JTNCJTIwbWFyZ2luLXRvcCUzQSUyMDBweCUzQiUyMGZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwJTI2cXVvdCUzQkx1Y2lkYSUyMFNhbnMlMjZxdW90JTNCJTJDJTIwJTI2cXVvdCUzQkx1Y2lkYSUyMEdyYW5kZSUyNnF1b3QlM0IlMkMlMjAlMjZxdW90JTNCTHVjaWRhJTIwU2FucyUyMFVuaWNvZGUlMjZxdW90JTNCJTJDJTIwc2Fucy1zZXJpZiUzQiUyMGNvbG9yJTNBJTIwcmdiJTI4MCUyQyUyMDAlMkMlMjAwJTI5JTNCJTIyJTNFJUMyJUJGUXVlciVDMyVBOXMlMjBlc3RhciUyMGFsJTIwdGFudG8lMjBkZSUyMG5vdmVkYWRlcyUyMHklMjBudWVhcyUyMG5vdGFzJTNGJTNDJTJGaDElM0UlMjAlM0NoMyUyMGlkJTNEJTIyY29tcGFueS1uYW1lJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJmb250LXdlaWdodCUzQSUyMG5vcm1hbCUzQiUyMHRleHQtYWxpZ24lM0ElMjBsZWZ0JTNCJTIwZm9udC1zaXplJTNBJTIwMjVweCUzQiUyMG1hcmdpbi1ib3R0b20lM0ElMjAxMnB4JTNCJTIwcGFkZGluZyUzQSUyMDBweCUzQiUyMG1hcmdpbi10b3AlM0ElMjAwcHglM0IlMjBmb250LWZhbWlseSUzQSUyMCUyNnF1b3QlM0JIZWx2ZXRpY2ElMjBOZXVlJTI2cXVvdCUzQiUyQyUyMEhlbHZldGljYSUyQyUyMEFyaWFsJTJDJTIwc2Fucy1zZXJpZiUzQiUyMGNvbG9yJTNBJTIwcmdiJTI4NTIlMkMlMjA1MiUyQyUyMDUyJTI5JTNCJTIwZGlzcGxheSUzQSUyMG5vbmUlM0IlMjIlM0VQb3IlM0MlMkZoMyUzRSUyMCUzQyUyRmRpdiUzRSUyMCUzQ2RpdiUyMGNsYXNzJTNEJTIyZGVzY3JpcHRpb24lMjBlZGl0YWJsZSUyMiUyMGRhdGEtZWRpdGZpZWxkJTNEJTIybmV3c2xldHRlcl9kZXNjcmlwdGlvbiUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIycGFkZGluZyUzQSUyMDBweCUyMDIwcHglMjAxNXB4JTNCJTIwYm9yZGVyLWJvdHRvbSUzQSUyMDFweCUyMHNvbGlkJTIwcmdiJTI4MjA0JTJDJTIwMjA0JTJDJTIwMjA0JTI5JTNCJTIwZm9udC1mYW1pbHklM0ElMjAlMjZxdW90JTNCSGVsdmV0aWNhJTIwTmV1ZSUyNnF1b3QlM0IlMkMlMjBIZWx2ZXRpY2ElMkMlMjBBcmlhbCUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlMjBjb2xvciUzQSUyMHJnYiUyODUyJTJDJTIwNTIlMkMlMjA1MiUyOSUzQiUyMGZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE1cHglM0IlMjIlM0UlQzIlQTFJbnNjcmliaXRlJTIwYXF1JUMzJUFEJTIweSUyMHRlJTIwbm90aWZpY2FyZW1vcyUyMGVuJTIwdHUlMjBjb3JyZW8lMjElMjZuYnNwJTNCJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJ2aWV3LW1lc3NhZ2VzJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjIlMjBtYXJnaW4lM0E1cHglMjAwJTNCJTIyJTNFJTIwJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDJTIxLS0lMjBhbiUyMGVtYWlsJTIwYXMlMjBwcmltYXJ5JTIwLS0lM0UlMjAlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMnByaW1hcnktZ3JvdXAlMjBlbWFpbC1ncm91cCUyMGZvcm1zLWJ1aWxkZXItZ3JvdXAlMjB1aS1zb3J0YWJsZSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyJTIyJTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJyb3clMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMnBhZGRpbmclM0ElMjAxMHB4JTIwMjBweCUzQiUyMGZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE1cHglM0IlMjBwb3NpdGlvbiUzQSUyMHJlbGF0aXZlJTNCJTIwZm9udC1mYW1pbHklM0ElMjAlMjZxdW90JTNCSGVsdmV0aWNhJTIwTmV1ZSUyNnF1b3QlM0IlMkMlMjBIZWx2ZXRpY2ElMkMlMjBBcmlhbCUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlMjBjb2xvciUzQSUyMHJnYiUyODUyJTJDJTIwNTIlMkMlMjA1MiUyOSUzQiUyMGxlZnQlM0ElMjAwcHglM0IlMjB0b3AlM0ElMjAwcHglM0IlMjIlM0UlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMmxibC10aW55bHRyJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJjbGVhciUzQWJvdGglM0IlMjBmbG9hdCUzQW5vbmUlM0IlMjIlM0VOb21icmUlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0NpbnB1dCUyMHR5cGUlM0QlMjJ0ZXh0JTIyJTIwbmFtZSUzRCUyMk5PTUJSRSUyMiUyMGlkJTNEJTIyTk9NQlJFJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjIlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMnBhZGRpbmclM0ElMjAxMHB4JTIwMiUyNSUzQiUyMHdpZHRoJTNBJTIwOTAlMjUlM0IlMjBtaW4td2lkdGglM0ElMjBhdXRvJTNCJTIyJTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJjbGVhciUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyY2xlYXIlM0Fib3RoJTNCJTIyJTNFJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJoaWRkZW4tYnRucyUyMiUzRSUyMCUzQ2ElMjBjbGFzcyUzRCUyMmJ0biUyMG1vdmUlMjIlMjBocmVmJTNEJTIyJTIzJTIyJTNFJTNDaSUyMGNsYXNzJTNEJTIyZmElMjBmYS1hcnJvd3MlMjIlM0UlM0MlMkZpJTNFJTNDJTJGYSUzRSUzQ2JyJTNFJTIwJTNDYSUyMGNsYXNzJTNEJTIyYnRuJTIwYnRuLWRhbmdlciUyMGRlbGV0ZSUyMiUyMGhyZWYlM0QlMjIlMjMlMjIlM0UlM0NpJTIwY2xhc3MlM0QlMjJmYSUyMGZhLXRyYXNoLW8lMjBmYS1pbnZlcnNlJTIyJTNFJTNDJTJGaSUzRSUzQyUyRmElM0UlMjAlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0MlMkZkaXYlM0UlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMnJvdyUyMG1hbmRhdG9yeS1lbWFpbCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIycGFkZGluZyUzQSUyMDEwcHglMjAyMHB4JTNCJTIwcG9zaXRpb24lM0ElMjByZWxhdGl2ZSUzQiUyMGZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwJTI2cXVvdCUzQkhlbHZldGljYSUyME5ldWUlMjZxdW90JTNCJTJDJTIwSGVsdmV0aWNhJTJDJTIwQXJpYWwlMkMlMjBzYW5zLXNlcmlmJTNCJTIwY29sb3IlM0ElMjByZ2IlMjg1MiUyQyUyMDUyJTJDJTIwNTIlMjklM0IlMjBmb250LXNpemUlM0ElMjAxNXB4JTNCJTIwbGVmdCUzQSUyMDBweCUzQiUyMHRvcCUzQSUyMDBweCUzQiUyMiUzRSUyMCUzQ2RpdiUyMGNsYXNzJTNEJTIybGJsLXRpbnlsdHIlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmNsZWFyJTNBJTIwYm90aCUzQiUyMGZsb2F0JTNBJTIwbm9uZSUzQiUyMGZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwJTI3SGVsdmV0aWNhJTIwTmV1ZSUyNyUyQyUyMEhlbHZldGljYSUyQyUyMEFyaWFsJTJDJTIwc2Fucy1zZXJpZiUzQiUyMiUzRUVtYWlsJTI2bmJzcCUzQiUzQ3JlZCUyMHN0eWxlJTNEJTIyY29sb3IlM0ElMjNmZjAwMDAlM0IlMjIlM0UlMkElM0MlMkZyZWQlM0UlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0NpbnB1dCUyMHR5cGUlM0QlMjJ0ZXh0JTIyJTIwbmFtZSUzRCUyMmVtYWlsJTIyJTIwaWQlM0QlMjJlbWFpbCUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJwYWRkaW5nJTNBJTIwMTBweCUyMDIlMjUlM0IlMjB3aWR0aCUzQSUyMDkwJTI1JTNCJTIwbWluLXdpZHRoJTNBJTIwYXV0byUzQiUyMiUzRSUyMCUzQ2RpdiUyMHN0eWxlJTNEJTIyY2xlYXIlM0Fib3RoJTNCJTIyJTNFJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJoaWRkZW4tYnRucyUyMiUzRSUyMCUzQ2ElMjBjbGFzcyUzRCUyMmJ0biUyMG1vdmUlMjIlMjBocmVmJTNEJTIyJTIzJTIyJTNFJTNDaSUyMGNsYXNzJTNEJTIyZmElMjBmYS1hcnJvd3MlMjIlM0UlM0MlMkZpJTNFJTNDJTJGYSUzRSUzQ2JyJTNFJTIwJTNDJTIxLS0lM0NhJTIwY2xhc3MlM0QlMjJidG4lMjBidG4tZGFuZ2VyJTIwZGVsZXRlJTIyJTIwaHJlZiUzRCUyMiUyMyUyMiUzRSUzQ2klMjBjbGFzcyUzRCUyMmZhJTIwZmEtdHJhc2gtbyUyMGZhLWludmVyc2UlMjIlM0UlM0MlMkZpJTNFJTNDJTJGYSUzRS0tJTNFJTIwJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDJTJGZGl2JTNFJTIwJTNDZGl2JTIwY2xhc3MlM0QlMjJjYXB0Y2hhJTIwZm9ybXMtYnVpbGRlci1ncm91cCUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZGlzcGxheSUzQSUyMG5vbmUlM0IlMjIlM0UlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMnJvdyUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZm9udC1mYW1pbHklM0ElMjAlMjZxdW90JTNCSGVsdmV0aWNhJTIwTmV1ZSUyNnF1b3QlM0IlMkMlMjBIZWx2ZXRpY2ElMkMlMjBBcmlhbCUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlMjBjb2xvciUzQSUyMHJnYiUyODUyJTJDJTIwNTIlMkMlMjA1MiUyOSUzQiUyMGZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE1cHglM0IlMjBwYWRkaW5nJTNBJTIwMTBweCUyMDIwcHglM0IlMjIlM0UlM0NkaXYlMjBpZCUzRCUyMmdjYXB0Y2hhJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJ0cmFuc2Zvcm0lM0ElMjBzY2FsZSUyODElMjklM0IlMjBtYXJnaW4tbGVmdCUzQSUyMDBweCUzQiUyMiUzRSUzQyUyRmRpdiUzRSUzQyUyRmRpdiUzRSUzQyUyRmRpdiUzRSUyMCUzQyUyMS0tJTIwZW5kJTIwb2YlMjBwcmltYXJ5JTIwLS0lM0UlMjAlM0NkaXYlMjBjbGFzcyUzRCUyMmJ5bGluZSUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZm9udC1mYW1pbHklM0ElMjAlMjdIZWx2ZXRpY2ElMjBOZXVlJTI3JTJDJTIwSGVsdmV0aWNhJTJDJTIwQXJpYWwlMkMlMjBzYW5zLXNlcmlmJTNCJTIwY29sb3IlM0ElMjByZ2IlMjg1MiUyQyUyMDUyJTJDJTIwNTIlMjklM0IlMjBmb250LXdlaWdodCUzQSUyMGJvbGQlM0IlMjBmb250LXNpemUlM0ElMjAxNXB4JTNCJTIwdGV4dC1hbGlnbiUzQSUyMGNlbnRlciUzQiUyMGRpc3BsYXklM0ElMjBibG9jayUzQiUyMiUzRSUyMCUzQ2J1dHRvbiUyMGNsYXNzJTNEJTIyYnV0dG9uJTIwZWRpdGFibGUlMjAlMjIlMjB0eXBlJTNEJTIyc3VibWl0JTIyJTIwZGF0YS1lZGl0ZmllbGQlM0QlMjJzdWJzY3JpYmUlMjIlMjBzdHlsZSUzRCUyMmZvbnQtZmFtaWx5JTNBJTIwRnV0dXJhJTJDJTIwJTI2cXVvdCUzQkNlbnR1cnklMjBHb3RoaWMlMjZxdW90JTNCJTJDJTIwJTI2cXVvdCUzQkFwcGxlJTIwR290aGljJTI2cXVvdCUzQiUyQyUyMHNhbnMtc2VyaWYlM0IlMjBjb2xvciUzQSUyMHJnYiUyODI1NSUyQyUyMDI1NSUyQyUyMDI1NSUyOSUzQiUyMGJhY2tncm91bmQlM0ElMjByZ2IlMjg0OSUyQyUyMDE4MiUyQyUyMDE4MCUyOSUzQiUyMGRpc3BsYXklM0ElMjBpbmxpbmUtYmxvY2slM0IlMjB3aGl0ZS1zcGFjZSUzQSUyMG5vd3JhcCUzQiUyMG1pbi1oZWlnaHQlM0ElMjA0MHB4JTNCJTIwbWFyZ2luJTNBJTIwMHB4JTIwNXB4JTIwMHB4JTIwMHB4JTNCJTIwcGFkZGluZyUzQSUyMDBweCUyMDEwcHglM0IlMjB0ZXh0LWRlY29yYXRpb24lM0ElMjBub25lJTNCJTIwdGV4dC10cmFuc2Zvcm0lM0ElMjB1cHBlcmNhc2UlM0IlMjB0ZXh0LWFsaWduJTNBJTIwY2VudGVyJTNCJTIwZm9udC13ZWlnaHQlM0ElMjBib2xkJTNCJTIwZm9udC1zdHlsZSUzQSUyMG5vcm1hbCUzQiUyMGZvbnQtc2l6ZSUzQSUyMDE2cHglM0IlMjBjdXJzb3IlM0ElMjBwb2ludGVyJTNCJTIwYm9yZGVyJTNBJTIwMHB4JTNCJTIwYm9yZGVyLXJhZGl1cyUzQSUyMDRweCUzQiUyMHZlcnRpY2FsLWFsaWduJTNBJTIwdG9wJTNCJTIwaGVpZ2h0JTNBJTIwYXV0byUzQiUyMGxpbmUtaGVpZ2h0JTNBJTIwMTUwJTI1JTNCJTIyJTNFU3VzY3JpYmlybWUlM0MlMkZidXR0b24lM0UlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0NkaXYlMjBzdHlsZSUzRCUyMmNsZWFyJTNBYm90aCUzQiUyMiUzRSUzQyUyRmRpdiUzRSUyMCUzQyUyRmRpdiUzRSUyMCUzQyUyRmZvcm0lM0UlMjAlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0MlMkZkaXYlM0UlMjAlM0NzY3JpcHQlMjB0eXBlJTNEJTIydGV4dCUyRmphdmFzY3JpcHQlMjIlM0UlMjB2YXIlMjBzaWJfcHJlZml4JTIwJTNEJTIwJTI3c2liJTI3JTNCJTIwdmFyJTIwc2liX2RhdGVmb3JtYXQlMjAlM0QlMjAlMjdkZC1tbS15eXl5JTI3JTNCJTIwJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTIwJTNDc2NyaXB0JTIwdHlwZSUzRCUyN3RleHQlMkZqYXZhc2NyaXB0JTI3JTIwc3JjJTNEJTI3aHR0cHMlM0ElMkYlMkZteS5zZW5kaW5ibHVlLmNvbSUyRnB1YmxpYyUyRnRoZW1lJTJGdmVyc2lvbjQlMkZhc3NldHMlMkZqcyUyRnNyYyUyRnN1YnNjcmliZS12YWxpZGF0ZS5qcyUzRnYlM0QxNTUwNzI2OTk2JTI3JTNFJTNDJTJGc2NyaXB0JTNFJTIwJTNDJTIxLS0lMjBFbmQlMjAlM0ElMjBTZW5kaW5CbHVlJTIwU2lnbnVwJTIwRm9ybSUyMEhUTUwlMjBDb2RlJTIwLS0lM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Read more

Educar Mentes Curiosas

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Para quienes ya nos siguen (y leen) desde hace un tiempo, saben que le damos mucha importancia a fomentar en los niños y niñas su rol protagónico en el juego, así como también el desarrollo de una mirada curiosa y creativa del mundo. En relación a esto último, decidimos acudir a ciertas reflexiones a las que llega Melina Furman, educadora y bióloga, y quien además dictó el curso “Educar mentes curiosas” al cual asistimos y donde pudimos conectarnos más con ella y sus ideas. En su libro encontramos varios puntos interesantes para compartir con ustedes.

En “Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia” (2016) se recalca la importancia de la niñez, ya que es la etapa que posee un papel fundamental en la construcción de una trayectoria educativa y laboral exitosa.  

En términos de Furman, “la infancia es la etapa de la vida donde todo está por inventarse: son los años de los ojos brillantes, de descubrimiento, de curiosidad a flor de piel.” Este es el momento donde es crucial fomentar en los niños y niñas el pensamiento científico y tecnológico, ya que es este tipo de pensamiento el que brinda las herramientas que nos dan confianza y nos permiten ser protagonistas, capaces de crear, inventar, entender y transformar el mundo.

¿Saben cuándo inicia el camino del pensamiento científico y tecnológico? ¡Desde que nacemos! Ya en los primeros años de vida los humanos siguen este camino a través de su curiosidad innata y el deseo de querer comprender y transformar lo que nos rodea. Pero a pesar de que este tipo de pensamiento se encuentre desde nuestros inicios, se da de forma rudimentaria, y diversos estudios demuestran que es esencial ir fomentándolo a medida que vamos creciendo, para no perder esta mirada juguetona y exploradora del mundo. [/vc_column_text][vc_single_image image=”20198″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text]¿Cómo lograrlo? Allí es donde los adultos tenemos un rol fundamental, ya que hay ciertas actividades y formas de trabajar con los chicos y chicas que favorecen el desarrollo de este tipo de pensamiento curioso e inventor. En relación con esto, Melina Furman nos acerca el concepto “Tinkering”, central para la educación científica y tecnológica, que en el castellano se traduce como jugar, manipular, desarmar y tratar de arreglar. Allí se encontraría la clave para crear situaciones propicias para que los y las peques aprendan teniendo un rol activo en este aprendizaje, incentivando el espíritu maker de cada uno.

Para promover la curiosidad en nenas y nenes, entonces, los adultos tienen la tarea de captar su atención con diversas experiencias, permitiéndoles participar activamente en ellas, apoyando sus intentos de aprendizaje y al mismo tiempo orientando las observaciones que los menores van realizando en el proceso. Además, deben adaptar el ambiente o el objeto que se está indagando, buscando vincularlo con lo cotidiano y lo ya conocido para poder ser una especie de punto de partida y luego desde allí ir hacia lo desconocido o hacia una nueva forma de mirar aquello que ya se conocía. Tanto la dificultad de estas experiencias como la complejidad de la información que se pretende que los niños y niñas debatan e interioricen, deben regularse teniendo en cuenta la edad y sus niveles de autonomía. Por ejemplo, hay conceptos científicos que son demasiado abstractos para peques de 4 o 5 años, pero que sí pueden ser comprendidos a partir de los 7 u 8 años.

Otro aspecto muy importante en cuanto al aprendizaje científico y tecnológico es la puesta en común de las ideas de los y las peques, para que no queden sólo en sus mentes. Las situaciones de debate e intercambio son esenciales, ya que permiten una retroalimentación de ideas con sus pares. Una buena manera de llevar esto a cabo es formar pequeños grupos para que los niños y niñas compartan sus ideas o creaciones con los demás, y que a partir de allí puedan debatir y reflexionar. Esta acción les permitiría desarrollar sus ideas, incluso ponerlas a prueba o testearlas para ver cómo funcionan, buscar alternativas, y generar nuevas ideas o soluciones en base a lo que van experimentando. Conociendo distintas investigaciones Furman afirma que “hablar y discutir acerca de las ideas, confrontándolas con las de los compañeros y teniendo que fundamentarlas y defenderlas, ayuda a consolidar el aprendizaje.”

Antes de cerrar esta nota queremos volver a mencionar la importancia de ofrecerles a los niños y niñas participar en prácticas auténticas para hacer perdurar una mirada del mundo propia, confiada, preguntona y libre. Numerosos especialistas coinciden en que en la enseñanza es aconsejable evitar la observación pasiva o el papel de espectadores y fomentar el rol activo, para así poder vivenciar las experiencias en primera persona y entonces comprender e impregnarse realmente de la experiencia de aprendizaje.

En Ikitoi disfrutamos mucho poder pensar, diseñar y hacer juguetes que sean una forma de fomentar la creación original y libre de niños y niñas. Creemos que los juegos para armar, incluso las piezas en color neutro (para luego poder ser decorados a gusto de cada uno), incentivan y alientan a que sean los y las peques quienes tomen las riendas del juego y descubran por sí mismos cómo utilizar los juguetes y qué sentido deciden darles. No hay nada más lindo que en los momentos de juego y diversión se puedan poner en juego la imaginación, creatividad y forma de ver el mundo de cada chico y chica. [/vc_column_text][vc_column_text]Anexo sobre Melina Furman

Melina es una mujer reconocida en el ambiente académico debido a su extensa trayectoria, la cual sigue adelante y con gran intensidad. Ella es bióloga y doctora en Educación de Columbia University. Además es Profesora de UdeSA e investigadora del CONICET en Educación. Y como si esto fuera poco, Melina es cofundadora de Expedición Ciencia y de El Mundo de las Ideas, y coordina el curso de Innovadores Educativos del CIPPEC.

En el 2018 dictó el curso “Educar mentes curiosas” en el Instituto Baikal. Este fue destinado a padres y madres, abuelos y abuelas, tíos y tías, docentes de todos los niveles y cualquiera que estuviese de algún modo embarcado en la educación y crianza de los chicos. Algunos de los miembros del Ikiteam participaron de este curso, súper entusiasmados por las temáticas que se iban a abordar. En el curso Melina tomó investigaciones en pedagogía, psicología y neurociencias así como experiencias con chicos, familias y escuelas. A través de teoría y práctica reflexionamos el mejor camino de aprendizaje para beneficiar al máximo a los chicos y chicas.

Para quienes estén interesados en las temáticas que aborda, les recomendamos algunos de sus libros: “Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia” (Fundación Santillana), “La aventura de enseñar ciencias naturales” (Aique) y “La Ciencia en el Aula” (Siglo XXI).[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwd2lkdGglM0QlMjI1NDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIzMzQlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRm15LnNlbmRpbmJsdWUuY29tJTJGdXNlcnMlMkZzdWJzY3JpYmUlMkZqc19pZCUyRjM4OHFwJTJGaWQlMkYyJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIyYXV0byUyMiUyMGFsbG93ZnVsbHNjcmVlbiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZGlzcGxheSUzQSUyMGJsb2NrJTNCbWFyZ2luLWxlZnQlM0ElMjBhdXRvJTNCbWFyZ2luLXJpZ2h0JTNBJTIwYXV0byUzQm1heC13aWR0aCUzQSUyMDEwMCUyNSUzQiUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Read more

¿Cómo potenciar la creatividad?

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”18251″ img_size=”full”][vc_column_text]La creatividad es y será una cualidad muy valorada, ya que se relaciona con habilidades muy relevantes como, entre otras, la resolución de problemas, el pensamiento abstracto y una afinada percepción, que ayuda además a mejorar el vínculo con los demás. Es por esto que suele sostenerse que la creatividad en la temprana edad es una ventaja tanto en su desarrollo cognitivo como en el aumento de las probabilidades de éxito en su futuro como adulto.

La creatividad es una de las bases de todos los proyectos que desarrollamos desde Ikitoi, y desde nuestro inicio es una de las cualidades que más intentamos fomentar en los chicos a través de nuestros juegos. Pero ¿qué es la creatividad? Hay muchas definiciones.

Una de ellas sostiene que está relacionada con la generación de ideas que son relativamente nuevas, apropiadas y de alta calidad, y que por ello requiere de constante entrenamiento y desarrollo. Por lo tanto, podría pensarse que la creatividad consiste en producir respuestas novedosas y originales ante un problema (de diversos tipos) en cualquiera de las áreas de la vida.

Teniendo en cuenta las razones por las cuales la creatividad es tan importante para los más pequeños (y también para los adultos), nos pusimos a reflexionar acerca de las mejores formas para incentivarla. Descubrimos que el juego cumple un rol fundamental a la hora de fomentar la creatividad, ya que a través de él la imaginación y las capacidades cognitivas de los más pequeños afloran con mayor facilidad.

Muchos padres creen que la tarea de incentivar la creatividad en los chicos es un trabajo únicamente de las escuelas, a las cuales toman como el lugar donde se congregan los especialistas en los niños y su desarrollo. Pero, en realidad, los padres tienen un rol muy importante en la creatividad infantil y también deben ayudarlos a estimularla.

Ya que muchas veces el problema está en no saber cómo hacerlo, les compartimos algunas ideas. 

PENSAR NUEVOS JUEGOS

De esta manera, los niños pueden volverse dueños de su propia diversión, sin tener que atenerse a las reglas de un juego de mesa, que en su mayoría ya vienen impuestas. Que los pequeños inventen juegos con sus propias reglas, o incluso que les cambien las reglas a juegos ya existentes, fomenta la aptitud de crear respuestas novedosas que caracteriza a la creatividad.”

PINTAR Y DIBUJAR

El arte está profundamente relacionado con la creatividad. Por medio de las artes plásticas y el dibujo los niños expresan mundos que no son reales y forman parte de su imaginación, así como también representan lo que ellos perciben del mundo real. Es una de las formas más efectivas para exteriorizar los sentimientos a través de los trazos y los colores.

INVENTAR HISTORIAS

Leer cuentos estimula la creatividad de los chicos y por eso es una de las actividades más fomentadas de la infancia, pero más efectivo para su desarrollo es que ellos mismos creen sus historias. En una especie de mix, el adulto puede empezar a leer un cuento y permitir que el niño lo termine, y de esta manera incentivar a que utilice su imaginación e ideas para crear un nuevo final.

INTERCAMBIO CON PARES

La interacción con otros niños, ya sean hermanitos, amigos, o desconocidos que conocen en una plaza, hace que los pequeños compartan la instancia de juego con un otro, con el cual también comparte las historias o las reglas del juego que inventen. En este intercambio operan ciertas funciones cognitivas activadas por la recepción de información que produce el otro, y que aportan al desarrollo de ideas creativas para dar una respuesta.

EXCURSIONES

Son ideales para que el niño explore nuevos espacios. Este conocimiento novedoso permite que la imaginación se diversifique e intensifique al mismo tiempo que se crean nuevas historias y personajes en ellas. Además es una excelente actividad para realizar en familia y crear buenos recuerdos.

Ante todo, lo más importante para fomentar la creatividad infantil es darle libertad a los niños para que se expresen de la manera que ellos desean, sin intervenir ni limitarlos. Es fundamental respetar sus ideas para no reprimir el proceso creativo, ya que el peso de la opinión del adulto condiciona fuertemente a las ideas y las acciones de los más pequeños, y resulta contraproducente para el desarrollo libre de la creatividad

En Ikitoi creemos que el estímulo a través del juego es fundamental para el desarrollo de los chicos. Si bien nuestros Kits incluyen instrucciones para armar las figuras que les proponemos, los consideramos juegos de posibilidades infinitas, como hemos dicho en notas anteriores. Esto quiere decir que con nuestros Kits pretendemos incentivar la capacidad creativa de los niños, para que utilizando su imaginación puedan armar nuevas figuras o darle un uso novedoso a las piezas

[vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwd2lkdGglM0QlMjI1NDAlMjIlMjBoZWlnaHQlM0QlMjIzMzQlMjIlMjBzcmMlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRm15LnNlbmRpbmJsdWUuY29tJTJGdXNlcnMlMkZzdWJzY3JpYmUlMkZqc19pZCUyRjM4OHFwJTJGaWQlMkYyJTIyJTIwZnJhbWVib3JkZXIlM0QlMjIwJTIyJTIwc2Nyb2xsaW5nJTNEJTIyYXV0byUyMiUyMGFsbG93ZnVsbHNjcmVlbiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZGlzcGxheSUzQSUyMGJsb2NrJTNCbWFyZ2luLWxlZnQlM0ElMjBhdXRvJTNCbWFyZ2luLXJpZ2h0JTNBJTIwYXV0byUzQm1heC13aWR0aCUzQSUyMDEwMCUyNSUzQiUyMiUzRSUzQyUyRmlmcmFtZSUzRQ==[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row]

Read more

La importancia del juego al aire libre

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

¿Quién no recuerda aquellas tardes de la infancia donde podía pasarse horas en la calle o en un parque jugado a la pelota con amigos, o saltando a la soga, o jugando a la mancha, incluso con niños desconocidos?

[/vc_column_text][vc_single_image image=”18222″ img_size=”full”][vc_column_text]Estas actividades que tanto deseábamos hacer de chicos apenas salíamos de la escuela y cuando no había tarea que hacer, parece que hoy fueran cosas del pasado. Con la gran oferta de llamativos dispositivos tecnológicos, los más chicos estarían perdiendo una de las actividades más sanas e importantes de su infancia: el juego al aire libre.

Muchos padres a veces fomentan este encierro debido al temor que les causan los posibles peligros a los que pueden enfrentarse los chicos en la calle. Por esto destacamos que lo ideal sería que los adultos tengan un rol activo en las actividades infantiles al aire libre, tanto para estar alerta de los posibles riesgos como para compartir el juego con ellos. [/vc_column_text][vc_single_image image=”18221″ img_size=”full”][vc_column_text]Superar estos miedos es fundamental porque los chicos y chicas necesitan estar en contacto con el exterior y la naturaleza por los múltiples beneficios de esta práctica, entre ellos:

 

  • Ejercicio:

Los juegos preferidos de los niños al aire libre suelen estar relacionados con correr, saltar, trepar… todas actividades que implican ejercicio físico y que es justamente lo que los chicos necesitan.

Jugar al aire libre y el ejercicio físico que conlleva, no sólo previene la obesidad infantil, una enfermedad cada vez más frecuente en esta sociedad sedentaria de hoy en día, sino que además ayuda a que los niños ganen confianza en sí mismos.

Desarrollar sus capacidades motrices y vencer sus miedos a través de los deportes y actividades hace que los chicos y chicas aumente su autoestima y tengan una mejor imagen de ellos mismos.  

 

  • Creatividad:

Los juegos al aire libre, además de ayudar a potenciar la energía de los niños y liberar tensiones, también son perfectos para estimular y desarrollar su creatividad.

El factor sorpresa es fundamental en los juegos en el exterior debido a que no se puede controlar todo lo que sucede en el entorno, lo cual implica que siempre haya un instante donde las respuestas y las acciones deben improvisarse, ¡y aquí aparece la creatividad!.

Además, los más chicos se dedican a explorar el espacio, descubriendo aquello que los rodea y tomándolo de manera creativa para sumarlo a sus juegos. No hay mejor manera de conocer el mundo que jugando e imaginando.

 

  • Relaciones sociales:

Jugar en el exterior es fundamental para ayudar a los más pequeños a mejorar sus habilidades sociales, ya que al estar en contacto con otros niños, por ejemplo, en el parque, deben aprender a relacionarse, compartir y negociar.

En este sentido, el jugar con otros termina siendo muy importante para comenzar a desarrollar aptitudes y habilidades esenciales para la vida como el liderazgo y la cooperación entre pares.

Los juegos al aire libre son altamente recomendados para chicos tímidos o con tendencia a ser solitarios, ya que en lugares llenos de otros niños encuentran el estímulo ideal para empezar a abrirse socialmente y desarrollar lazos.

 

  • Unión familiar:

Alejarse un rato de casa y de la tecnología puede ayudar a romper barreras de comunicación intrafamiliar. Si fomentamos en los más pequeños dejar los dispositivos tecnológicos a un lado y enfocarse en la naturaleza y en las personas con las cuales se comparte esa experiencia, será más fácil para nosotros compartir con nuestros hijos diferentes actividades, fortaleciendo los lazos con ellos.

Jugar al aire libre resulta una de las mejores formas de unir a la familia y crear momentos inolvidables.

 

  • Aprendizaje sobre la naturaleza:

A través del juego en el exterior se está fomentando el contacto con la naturaleza, que permite a los niños descubrir distintos tipos de animales, plantas y árboles. Este aprendizaje puede influenciar la relación de los pequeños con el medioambiente.

Por ejemplo, un niño o niña que habitualmente está en contacto con la naturaleza seguramente será más propenso a cuidar a los animales y a las plantas, o incluso a reciclar.

Desde Ikitoi alentamos a que los chicos salgan de sus casas y exploren el mundo como cuando éramos pequeños, ya que consideramos que es fundamental para su aprendizaje y su relación con el ámbito que lo rodea. La practicidad de nuestros Kits para ser trasladados en su valija de un lugar a otro permite que los espacios de juego puedan ser construidos en cualquier parte, llevando así la diversión y el juego fuera de casa, y dando la posibilidad de compartir estos momentos con otros niños que se encuentren en el sitio o con la familia.

 

Muchos de nuestros iki-amigos ya experimentaron jugar con Ikitoi fuera de las cuatro paredes del hogar, ¿vos que esperas?[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

¡Jugá al aire libre con el Kit Creatividad Ikitoi!

Conocé todas las posibilidades de este juego:

[/vc_column_text]

[vc_empty_space height=”50px”][/vc_column][/vc_row]

Read more

El juego de la cocinita

¿Cuál es el encanto de la cocinita? Eso mismo nos preguntamos en las últimas sesiones de fotos que realizamos invitando a niños y niñas a jugar con nosotros. Si bien el espacio estaba lleno de diversos juguetes disponibles, todos, absolutamente todos, corrían a jugar con la cocinita apenas la veían. Y aún más, cuando pasaban a jugar con otra cosa, a los pocos minutos volvían a imaginar que eran cocineros y cocineras y nos hacían probar de sus platillos invisibles.

No nos podíamos quedar con la duda, así que nos pusimos a investigar ¿Qué encontramos? En la infancia, principalmente a partir de los 2 años, surge con fuerza el juego simbólico, en donde los más pequeños pretenden ser como los adultos, imitándolos. Algunos de los principales juegos que aparecen entonces es imaginar que son padres/madres, al jugar con muñequitos, o que son doctores/doctoras, veterinarios/veterinarias, y, por supuesto, cocineros/cocineras, entre muchos más.

El juego simbólico es una práctica que se da en los primeros añosn en los que los pequeños copian lo que encuentran en su entorno. A través de la imitación los nenes y nenas aprenden a relacionarse con el mundo y comienzan a comprenderlo. Además los ayuda a expresarse y contribuye a su desarrollo cognitivo, ¡y todo esto mientras se divierten y disfrutan! El hecho de que los niños y niñas tengan un juego predilecto no asegura que luego aquella vaya a ser su profesión o su pasión en la vida cuando sean adultos, pero podría serlo. La curiosidad de los más chicos, así como su interés, va variando con el tiempo, por esto mismo puede abandonar un juego y fascinarse con otro. Es parte de un proceso de conocimiento y aprendizaje en donde los pequeños exploran todo lo que los rodea. También puede pasar que el interés no desaparezca y ese juego simbólico despierte una mayor curiosidad y un deseo de desarrollar las aptitudes necesarias para ser, por ejemplo, cocineros o cocineras profesionales.

La cocinita responde a un los juegos simbólicos predilectos de los más pequeños. No sabemos si en el futuro quieran aprender a cocinar de verdad y poner en práctica distintas recetas, o si lleguen a convertirse en exitosos chefs, pero mientras tanto con imaginarlo y jugar les alcanza.

¡Conocé la cocinita de Ikitoi!

Read more